Octavos jerarquizados

De los 16 equipos clasificados, la mayoría son históricos y fueron campeones alguna vez

24 Abril 2015
Con 10 campeones entre los 16 clasificados, los octavos de final de la Copa Libertadores de fútbol prometen un nivel de alto vuelo, con la notoria ausencia del actual monarca, San Lorenzo, y con el clásico argentino Boca-River como principal foco de atención.

Entre los 16 sobrevivientes, 10 clubes ya saben lo que es ganar el trofeo, lo que marca el alto nivel de la actual edición: Boca (6), Estudiantes de La Plata (4), Sao Paulo (3), Cruzeiro y River (2), Racing, Atlético Nacional, Internacional, Corinthians y Atlético Mineiro (1).

Entre ellos suman 22 títulos, con la particularidad que la llave Tigres-Universitario será la única que no tendrá a un ex campeón entre sus protagonistas.

Con las clasificaciones que lograron en la última jornada Internacional, Atlético Mineiro y Sao Paulo, sumadas a las que ya habían obtenido Corinthians y Cruzeiro, los representantes brasileños consiguieron un rendimiento perfecto, con cinco de cinco en los octavos de final.

Para los argentinos, el porcentaje cayó a cuatro de seis, con las bajas de San Lorenzo y Huracán. La eliminación del último campeón a manos de Corinthians y Sao Paulo en el denominado “grupo de la muerte” se puede enmarcar dentro de la lógica, ya que se sabía de antemano que un equipo poderoso no iba a poder llegar a octavos.

Huracán, que hasta hace cinco meses militaba en la segunda división de Argentina y que logró ascender en un desempate como el décimo clasificado al inédito torneo de 30 equipos, terminó siendo el único que impidió que argentinos y brasileños consiguieran el 10 de 10 perfecto en la segunda fase.

En contrapartida, la debacle de los conjuntos chilenos resultó el dato negativo más saliente de la etapa inicial, sin ningún representante clasificado entre los 16 que dirimirán el título.

La Universidad de Chile mostró una imagen muy pálida, con apenas un triunfo y cinco derrotas. Colo Colo arribó con nueve puntos al cuarto partido, pero las últimas dos caídas, sin anotar, lo condenaron a la eliminación por diferencia de gol. Palestino llegó con posibilidades a la última jornada, pero una derrota en Buenos Aires lo dejó fuera de carrera.

La eliminación de San Lorenzo confirmó que el campeón no podrá repetir el título, casi una constante bajo las actuales condiciones de disputa. Hay que remontarse hasta 2001 para encontrar un bicampeón, con el Boca que comandaba Carlos Bianchi.

Y a esa lista apenas se puede sumar al Sao Paulo de Telé Santana, que lo consiguió en 1992 y 1993.

Del programa de octavos, sin dudas que el Superclásico se roba todas las miradas, aunque el destino deparó otras dos series muy atractivas, como serán Cruzeiro-Sao Paulo e Inter-Atlético Mineiro.

Castigo por ser primero

Para Boca, el premio por ser el mejor clasificado de la fase de grupos con puntaje perfecto y una diferencia de gol de +17 no pudo ser peor: en el hipotético camino a la final lo esperarían su archirrival River en octavos, el ganador de Cruzeiro y Sao Paulo en cuartos y, si se cumple la lógica, Corinthians o Racing en semis. La única ventaja es que definirá todas las series en la Bombonera.

Sin dudas que esa parte del cuadro es la que más complicaciones aparenta, si se tiene en cuenta que de los duelos

Tigres-Universitario de Sucre y Atlético Nacional-Emelec saldrá un semifinalista.

En total serán cinco brasileños, cuatro argentinos, dos colombianos, un boliviano, un mexicano, un uruguayo, un paraguayo y un ecuatoriano los que animarán los octavos que todavía no tienen fecha definida, pero que se desarrollarán entre el 28 de abril y el 14 de mayo.

Comentarios