Los Vengadores tienen cuentas que ajustar

Vengadores: era de Ultrón | Fantasía, ciencia ficción - PM13 - 141’ - CALIFICACIÓN: BUENA

Los Vengadores tienen cuentas que ajustar
Tony Stark y Bruce Banner desarrollan una inteligencia artificial, convencidos de que un poder de esa naturaleza podría asegurar la paz en la Tierra. Pero el plan falla y nace el robot Ultrón (foto), un peligro para la humanidad. La batalla contra el poderoso Ultrón pondrá a prueba la capacidad de los Vengadores para mantenerse unidos y victoriosos.  

“Vengadores; era de Ultrón” es una película monstruosa, y no sólo por el presupuesto (no inferior a los 250 millones de dólares). Hay tantos personajes, subtramas, conexiones con el universo audiovisual de Marvel en el que filmes y series de TV están conectados, que cualquier no iniciado puede perder la brújula. También está la carga de expectativas que una producción como esta genera y el riesgo de defraudarlas. Eso sin contar el manejo de un set colmado de estrellas, con egos tan complejos como el de los superhéroes que encarnan. Todo ese combo manejó Joss Whedon y, una vez entregada la película, dijo “basta para mí”. Extenuante trabajo el de Whedon, pero a la vez eficaz, porque esta segunda parte de la saga de los Vengadores está muy bien contada, divierte y deja con ganas de más. Y eso que dura casi dos horas y media. 

El comic book de Stan Lee sirvió de disparador para este viaje a la vida interior de los Vengadores,  equipo disfuncional si los hay. Una chispa es una hoguera cuando se cruzan prima donnas como Iron Man, el Capitán América, Thor y Hulk. Viuda Negra y Ojo de Halcón también juegan en este partido, al que se suman nuevos e interesantes personajes del inagotable panteón de Marvel. Es el caso de Vision, a quien le da vida el notable Paul Bettany, un superhéroe que abre puertas hasta aquí inexploradas para la franquicia.

Whedon administra los pasajes de acción, trepidantes como es fácil imaginar, con las relaciones que se tejen y destejen en la intimidad del grupo, romance incluido. También con el humor, que es una marca registrada de Marvel y que tan bien funcionó en, por ejemplo, “Guardianes de la galaxia”. Es un permanente balanceo narrativo el que una película de esta naturaleza impone, cada personaje requiere su dosis de voz y pantalla. No es sencillo.

Ultrón es un villano tan confundido como desquiciado. Un hijo de la mente de Tony Stark -ya de por sí retorcida- que se autoconvence de los beneficios de la destrucción. El enorme James Spader le pone la voz. Sólo por eso, ver la película doblada al castellano constituye un crimen.

El final abierto obedece a la dirección que Kevin Feige, amo y señor de los estudios Marvel, estableció para el próximo lustro. A los Vengadores los aguardan tres películas -contando la próxima del Capitán América-, así que los cabos irán atándose con el correr del tiempo. También el enfrentamiento con Thanos, supervillano por excelencia (atención a la escena postítulos). Se entiende entonces que esta aventura funcione como parte de un todo gigantesco, un plato sabroso en el marco de un buffet que se adivina inagotable.

Origen: Estados Unidos, 2015. dirección: Joss Whedon. CON: Robert Downey Jr, Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson. violencia: con escenas. sexo: sin escenas. El diálogo: Iron Man y Thor discutiendo acerca de cuál de sus novias es mejor. Lo que viene: “Capitán América: guerra civil”, a estrenarse el 29 de abril de 2016.

Comentarios