Denuncian que hubo fraude en las elecciones internas en Santa Fe

Ayer comenzó el escrutinio definitivo, cuyo resultado final dirá cómo se distribuyeron los votos de las más de 1.000 mesas no escrutadas

23 Abr 2015
SANTA FE.- La falta de escrutinio sobre más de 700 mesas de las elecciones primarias del domingo pasado en territorio santafesino generó una serie de denuncias del radicalismo, del Frente Justicialista para la Victoria y del PRO.

El gobierno del socialista Antonio Bonfatti reconoció que no se habían contabilizado 200.000 votos (más del 10% de los sufragados). Considerando la escasa diferencia de sufragios entre los dos dirigentes que sumaron votos, la las boletas por contabilizar pueden inclinar la balanza del resultado de las PASO en cualquier sentido. Otras fuentes dan cuenta de que habría 245.000 votos sin contar. El diario “La Nación” publicó que podrían ser 1.023 las mesas dudosas.

Los resultados hasta ayer, antes de que comience el escrutinio definitivo, determinaron que el precandidato a gobernador Miguel Del Sel, por el PRO, obtuvo 481.000 votos (32,2%), seguido del Frente Progresista, que entre sus dos postulantes, Miguel Lifschitz y Mario Barletta, lograron 475.800 (31,8%). En tercer lugar se ubicó Omar Perotti, el único precandidato del FpV a gobernar la provincia, con 327.000 sufragios (21,9%).

El gobierno de Bonfatti volvió a rechazar sospechas de “fraude” o de “manipulación de datos” en el escrutinio realizado tras las elecciones primarias; y advirtió que “eso le hace mucho daño al sistema electoral” de la Provincia.

El ministro de Justicia santafesino, Juan Lewis, admitió que unos 200.000 votos no fueron contabilizados, pero atribuyó esos problemas a “contingencias” propias del conteo de sufragios en los momentos inmediatos al cierre de los comicios. “En Santa Fe se vota con boleta única, se hace camino al andar, no tenemos experiencias de las cuales servirnos para adelantarnos a ciertos problemas”, explicó. Recordó que el actual sistema electoral “se ensayó en 2011 por primera vez. No hubo irregularidades en el escrutinio. Reconocemos que hubo algún defecto en la comunicación de las mesas informadas, pero no hay ninguna irregularidad”, insistió Lewis.

Pero a pesar de las aclaraciones del gobierno santafesino, varios políticos ya denunciaron un posible fraude. “Temíamos esto, porque había información de que podía pasar algo raro”, dijo Del Sel.

El kirchnerismo Perotti, en diálogo con las radios porteñas Mitre y Continental, afirmó que el incidente representa “una alerta muy importante”. Precisamente, manifestó: “Esperemos que el Tribunal Electoral tome todos los recaudas para garantizarnos, a todos, la transparencia”.

El candidato “K” a diputado provincial, Héctor Cavallero, opinó que las presuntas irregularidades “son un papelón, un intento de fraude aberrante nunca visto”. Por ello, exigió que el gobernador “tome medidas contra los responsables directos”.

Falta mucho

El recuento definitivo de votos se inició ayer en la capital provincial. Desde antes de las 8 de la mañana, apoderados, fiscales y hasta candidatos de todos los partidos políticos que participaron de las primarias se agolparon frente al edificio del Tribunal Electoral, para arrancar con un trabajo que intentará echar luz sobre un mar de ambigüedades y sospechas.

El procedimiento, que según la secretaria Electoral, Claudia Catalín, puede extenderse “durante más de 10 días”, deberá esclarecer la controvertida situación generada a partir de las mesas que no fueron contabilizadas en el recuento provisorio de votos. (DyN-www.ellitoral.com)

Comentarios