Una opaca despedida

Boca pagó tributo por sus errores defensivos y cerró un año futbolísticamente olvidable.

FESTEJO “TRIPERO”. Oreja se va a abrazar con Vegetti y Rojas, tras el primer gol. télam FESTEJO “TRIPERO”. Oreja se va a abrazar con Vegetti y Rojas, tras el primer gol. télam
Con la pasión de siempre, su público dijo presente con la idea de despedir al menos con un triunfo un año olvidable para Boca. Pero adentro de la cancha, el equipo entregó una de sus más pálidas demostraciones en la era Arruabarrena. Gimnasia supo explotar los yerros defensivos del “xeneize” para abrochar la victoria, 2 a 0, que tampoco le alcanza para maquillar un flojo Torneo de Transición. El “lobo” terminó 14° en la tabla, muy lejos de su perpetuo oponente, Estudiantes, que compartió el quinto lugar con el “xeneize”.

Fuenzalida tuvo una buena aproximación a los 9’ y en el minuto siguiente, un error de Marín que cerró defectuosamente devolviendo hacia el medio un centro desde la derecha, le sirvió el gol a Jorge Rojas. La ventaja le permitió al “tripero” jugar con más soltura y, en simultáneo, el local se dejó devorar por sus urgencias. La búsqueda turbulenta del anfitrión favoreció a los de Troglio. Y el malhumor afloró en La Bombonera, con insultos a Angelici y pidiendo por Riquelme.

Boca no encontraba los caminos y antes del primer minuto del segundo tiempo quedó abajo 2-0, esta vez con una corrida de Rojas por la derecha y el cabezazo en solitario de Vergetti aprovechando una falente cobertura de los centrales boquenses para batir a Orion. El “Vasco” movió la estantería: con Cristaldo, Castellani y Acosta procuró mayor movilidad ofensiva. A los 26’, Abal no cobró una mano de Barsottini dentro del área. Gimnasia se movía con la tranquilidad del resultado. La hinchada de Boca no paraba de alentar y le dio su apoyo a Gigliotti, aunque no pudo festejar con el equipo que sólo pudo darle la clasificación para la Libertadores 2015.

Comentarios