Un inesperado suspenso

Cinco categorías ya tienen sus campeones, pero la N-1 se definirá hoy entre Scalora y Morán.

07 Dic 2014
1

DE NUEVO A TODA VELOCIDAD. Morán está primero en su clase y en la general de la carrera. Si quiere mantenerse no podrá sacar el pie del acelerador en ningún momento, como lo hizo el primer día. FOTOS DE HÉCTOR GALLO

Se podía prever que varios pilotos iban a quedar consagrados en la primera jornada del Rally de Juan Bautista Alberdi. De hecho, hubo cinco que alcanzaron el objetivo: Miguel Reginato, en la A-7; Juan María Posse, en la A-6; Ricardo Fernández, en la N-6; Pablo Elías, en la A-5 y Franco Salvatierra, en la A-5s. Pero, en la N-1, ganó el suspenso porque Fabián Scalora abandonó ayer y Pablo Morán, de estupenda actuación, se mantiene con chances.

Morán fue el amo y señor. Con un VW Gol de la clase N-1 quedó primero en la general por encima del veloz auto A-7, de mayor potencia, del experimentado Reginato.

El suspenso que se mantiene hará por demás entretenida la última jornada. “La tenía clara: debía correr para sacar el 1,65 punto que falta. Carreras son carreras”, dijo Scalora. En la previa el piloto del VW Gol no se mostró confiado por los 28,35 puntos que lo distanciaban de Morán y tuvo razón. Desde el volante es difícil que en una situación de coronación segura un piloto cometa un error. “El auto se rompió a dos por hora. No estoy acostumbrado a andar así; siempre pongo todo”, se lamentó “Mamadera” que no tenía necesidad de arriesgarse al límite porque hasta saliendo cuarto se aseguraba la corona. Por eso más que nunca vale lo que suele decirse en el rally: los fierros son fierros. Pueden romperse, casi de la nada, como pasó con la junta del homocinético recién estrenada.

“Me sorprendió lo que pasó”, reconoció Morán consciente del primer abandono de su rival. Para hoy el panorama no difiere mucho al de ayer. “Dependo de un mal resultado de Fabián”, reconoció Morán que deberá hacer una impecable labor para ser el campeón.
Comentarios