Cristina exime de Ganancias al medio aguinaldo

La Presidenta respondió al planteo formulado por las centrales sindicales. La medida beneficiará a unos 784.000 empleados. En el mismo acto, la jefa de Estado embistió contra los empresarios que alimentaban las expectativas negativas sobre el rumbo económico. A su manera, parafraseó a Bill Clinton. “Es la política, pavote”, manifestó.

DEFINICIÓN. “El Estado hace un gran aporte para sostener la competitividad de la industria”, dijo la Presidenta. A su lado, aparece Méndez, de la UIA. DYN DEFINICIÓN. “El Estado hace un gran aporte para sostener la competitividad de la industria”, dijo la Presidenta. A su lado, aparece Méndez, de la UIA. DYN
04 Diciembre 2014
BUENOS AIRES.- La presidenta Cristina Fernández anunció ayer que los trabajadores con ingresos que no superen los $ 35.000 mensuales quedan exceptuados del pago del impuesto a las Ganancias sobre el medio aguinaldo que cobrarán en diciembre. La mandataria realizó el anuncio durante su discurso de cierre de una reunión de la Unión Industrial Argentina (UIA) que se realizó en la localidad bonaerense de Pilar. La jefa de Estado precisó que sobre el total de asalariados registrados aproximadamente 1.053.000 están alcanzados por este gravamen, lo que equivale a entre un 10% al 11% del total. En consecuencia, indicó que la medida que anunció beneficia a 784.739 trabajadores y remarcó que como efecto adicional “beneficiará el consumo”.

El secretario de la CGT oficialista, Antonio Caló, presente en la Conferencia Industrial, celebró el anuncio y señaló que “esto descomprime un poco la situación del mal llamado impuesto a las Ganancias”. “Después, el año que viene tenemos que discutir sobre la tablita del impuesto, porque esta distorsionada”, añadió. Asimismo, adelantó que hoy la CGT oficialista se reunirá para analizar el anuncio. La primera mandataria rechazó las afirmaciones acerca de la disminución del poder adquisitivo producto de la inflación, al sentenciar que “claramente los salarios siguen ganándole a los precios en la República Argentina”.

Durante su exposición la Presidenta afirmó que “somos el país donde los trabajadores de mayores ingresos son los que menos pagan en cuanto al impuesto a las ganancias” de la región. Asimismo, Fernández cuestionó “a aquellos que hablan de reducir el impuesto a las Ganancias” y señaló que ese gravamen se distribuye “el 20% para jubilados, 34% al Tesoro nacional y el 46% a las provincias” a través de la coparticipación.

La Presidenta afirmó que el impuesto a las Ganancias es “cada vez más progresivo” y recordó que en los ‘90 era el 14% de la recaudación y hoy representa el 20,8% de los ingresos tributarios. Al rechazar las críticas por la política tributaria, la jefa de Estado insistió en que “es grave crear falsas expectativas porque la economía no es una ciencia exacta”.

Asimismo, señaló que “no creo que pueda haber una teoría económica aplicable, porque la teoría es una cuestión de números. La economía nunca es teoría porque nunca puede ser precisión”. “Las teorías económicas han cambiado mil veces. No hay una teoría que pueda explicar cómo va a ser la actividad económica” sostuvo la mandataria que inmediatamente consideró que “la economía es una ciencia social que se basa en las expectativas de la sociedad”.

Reproches
En la misma cumbre industrial, la Presidenta reprochó a los dirigentes empresarios que “repitieron profecías que les dijeron” y no se cumplieron contribuyendo a crear expectativas negativas, y subrayó que la actividad industrial “no se cae nada”. La mandataria reveló además que las facturación registrada del empresariado cerrará 2014 con un aumento nominal de 1.184% acumulado desde el 2003, y destacó que la mayor porción de ese incremento quedó en poder del sector financiero.

A su vez, recomendó observar “los números concretos que nuestras principales empresas exhiben”. Al parafrasear la frase “es la economía, estúpido” que popularizara el ex presidente estadounidense Bill Clinton, la primera mandataria se dirigió a los empresarios advirtiéndoles que “es la política, pavote”. Previo a su alocución habló el titular de la UIA, Héctor Méndez, quien luego de recordar que estuvo al frente de la central fabril en tres ocasiones durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, acotó sonriente: “pese a todo, sobreviví”.

En el inicio de su discurso, la Presidenta respondió a Méndez al señalarle que “con el kirchnerismo, la industria revivió”. Al criticar las expresiones del sector, Cristina Fernández sostuvo que “van generando un clima que realmente no es el de los números concretos que nuestras principales empresas exhiben”. En ese sentido, destacó datos de ventas y facturación de una serie de empresas con oferta pública en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. En ese marco, sostuvo que “es una tontería creerse las mentiras” y subrayó: “quédense tranquilos que nuestras empresas están vendiendo bien y obtienen buenos resultados”.

La mandataria destacó la importancia de presentar los “números” referidos a la actividad industrial para que “derribemos mitos” y resaltó que “no se cae nada”. “Tuvimos picos importantes (de actividad) durante 2013. No nos estamos cayendo al abismo; estamos teniendo menor actividad, tal vez, del pico máximo” del año pasado y citó la “producción y patentamiento récord de automóviles”. En ese sentido, señaló: “todos sabemos los problemas que tiene el frente externo”, para justificar algunos inconvenientes en el plano local. (DyN)

La voz del anfitrión
“la inversión no es un proceso natural; necesita previsibilidad y estabilidad”

BUENOS AIRES.- El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, reclamó ayer a la presidenta Cristina Fernández, condiciones para invertir, al señalar que la “inversión no es un proceso natural” sino que “necesita previsibilidad, estabilidad de cuestiones macro, impositivas y El presidente de la central industrial llamó a “repensar la política tributaria, a definir una inteligente inserción internacional, a aprovechar la inversión en infraestructura y la puesta en valor de los recursos naturales para desarrollar industrias y servicios de alta calidad”. Méndez agregó que la industria nacional “necesita desarrollo económico y social, mayor inversión, mayor confianza, mejoras en la distribución a través de más y mejor trabajo en el sector privado, avanzar hacia la optimización de los servicios públicos para que sean de calidad, un conjunto de variables que requieren un abordaje sistémico que incluya al sector público y privado”. Al respecto, el jefe de la UIA recordó que durante el último año esa entidad manifestó “objeciones a iniciativas cuya implementación dificulta y no incentiva el desarrollo de las potencialidades productivas”. (DyN)

Kicillof y la economía
El titular de economía dijo que no hay recesión y tampoco un gasto público descontrolado

BUENOS AIRES.- El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró ante los empresarios que la economía no está en recesión, sino que tiene problemas puntuales. Además, enfatizó que no hay gasto público descontrolado y consideró que la inflación está en desaceleración, alrededor de un 24%. El funcionario consideró que quienes critican la situación económica pretenden “falsear” el debate público con la intención de saber si quieren seguir con el modelo de crecimiento con inclusión social o simplemente la política del ajuste. Junto con el secretario de Comercio, Augusto Costa, Kicillof hizo

una encendida defensa del actual modelo económico y minimizó los problemas de coyuntura, al hablar durante la Conferencia Industrial Argentina (UIA), en Pilar. “Están tratando de instalar que la inflación es 40% porque ya fracasaron en que el dólar ilegal se iba a ir a 60”, fustigó Kicillof ante más de 500 industriales. Es más, el titular del Palacio de Hacienda consideró que la inflación, a la cual mencionó como “corrimiento de precios” está en desaceleración en alrededor de un 24%. El funcionario consideró que ahora “vinieron” con la cantinela de la hiperinflación. (DyN)

Reacciones industriales
Los empresarios cuestionan los números expuestos por cristina en su discurso

BUENOS AIRES.- Los empresarios cuestionaron los números sobre crecimiento extraordinario de facturación y ganancias de empresas que expuso la presidenta Cristina Fernández al cerrar la 20 Conferencia Industrial Argentina, ya que advirtieron que no toman en cuenta la inflación y carecen de ajuste. Así lo indicaron el titular de Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi, el presidente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Adelmo Gabbi y el titular de la Coordinadora de Empresas de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja.

Rattazzi afirmó que “hay que preguntarse cuánto cambió el dólar desde 2003 a la fecha” y aseguró que la cotización de la divisa estadounidense “creció 1000%”. Por otro lado, consideró que los balances de las empresas muestran ganancias debido a que “si no se hace ajuste por inflación aparecen números distorsionados”. Funes de Rioja, a su vez, consideró que “el ajuste por inflación parece que no forma parte de la agenda del gobierno”. Por su lado, Gabbi reconoció que las cifras expuestas sobre ganancias por la primera mandataria respecto de unas 30 grandes empresas cotizantes “no tienen ajuste por inflación”. (DyN)

La inflación, el problema
Economistas coincidieron en que el próximo gobierno tiene como prioridad los precios

BUENOS AIRES.- Economistas de los partidos políticos coincidieron ayer en que el próximo Gobierno tiene que tener como prioridad bajar la inflación mediante programas integrales que contemplen el gradualismo. Así lo indicaron Javier González Fraga (UNEN), Miguel Bein (PJ-Scioli), Carlos Melconián (PRO), y Miguel Peirano (Frente Renovador), al participar de la 20° Conferencia Industrial Argentina (UIA). González Fraga planteó que las políticas activas empiezan con tipo de cambio razonable e inflación razonable. “Tengamos claro que no hay posibilidades de crecimiento con alta inflación. Esto no es monetarismo”, indicó el ex presidente del Banco Central.

Bein dijo que si se quiere evitar efectos de baja de calidad de vida, en un programa antiinflacionario, hay que aplicar gradualismo. Señaló que hay que aplicar programas a cuatro años que ponga en un 10% anual, bajando 5 puntos por año.

Melconian señaló que para combatir la inflación se tiene que tener la decisión política”. Por su parte, Peirano consideró: “Hay que tener una visión sistémica, con pautas de corto y de largo plazo. Hay que tener equilibrio fiscal, volver al tipo de cambio de único y competitivo”. (DyN)

Comentarios