Un prófugo se tiroteó con la Policía en cañaverales de El Manantial

“El Cordobés” era buscado por un homicidio y se había fugado hace unos meses de la cárcel

CAÑAVERALES. Muchos policías se movilizaron para detener a “El Cordobés” la gaceta / foto de diego aráoz CAÑAVERALES. Muchos policías se movilizaron para detener a “El Cordobés” la gaceta / foto de diego aráoz
23 Noviembre 2014
“Antes muerto que entregarme a la Policía”. “El Cordobés” estaba ayer dispuesto a cumplir con la máxima que había jurado cuando lo detuvieron en otras oportunidades. Al verse rodeado, salió de los cañaverales en los que se refugiaba con una pistola en la cabeza. Especialistas del grupo CERO y el jefe de la Brigada de Investigaciones Oeste, José Díaz, lograron convencerlo de que no se quitara la vida y se entregara.

Ángel Alejandro Salas Racca, conocido como “El Cordobés”, es considerado por la Policía como un peligroso delincuente que actúa en la provincia, sospechado de haber participado en numerosos robos violentos y de haber estado involucrado en homicidios. Ayer fue detenido en un cañaveral de El Manantial, luego de enfrentarse a los tiros con la Policía.

Fuentes policiales comentaron que Salas Racca fue divisado por unos motoristas de la Policía en la zona de El Manantial. El hombre tenía un pedido de captura ya que estaba prófugo del penal de Villa Urquiza, cumpliendo una condena por un robo agravado. Gozaba de salidas transitorias, y en una de ellas no regresó a la cárcel.

Los motoristas dieron aviso a otras dependencias policiales, y comenzaron a perseguir a Salas Racca. De a poco fueron sumándose más efectivos, y “El Cordobés” se refugió en unos cañaverales ubicados a unos 200 metros de la ruta 301, sobre calle Antonio de Espinosa en El Manantial.

Poco a poco lo fueron rodeando, contaron fuentes de la Policía, hasta que comenzaron los disparos. Luego salió con el arma en la cabeza, pero lo detuvieron tras la intermediación del subcomisario Díaz y el grupo CERO.

Para las autoridades en seguridad no se trató de una detención más. Por eso llegaron a los cañaverales el secretario de Seguridad Paul Hofer, el jefe de Policía Dante Bustamante, el subjefe Mario Rojas, el segundo jefe de la Dirección General de Investigaciones Criminales y Delitos Complejos Julio Fernández y el jefe de la Regional Oeste, Guido Salas.

“El Cordobés” está señalado como el autor del crimen de Walter Osvaldo Simón, un ex recluso que fue ejecutado el 28 de septiembre en El Manantial. Simón y Salas Racca se habían conocido cuando estuvieron detenidos en el penal de Villa Urquiza, donde se hicieron amigos. Siguieron frecuentándose cuando la víctima cumplió su condena y “El Cordobés” se escapó.

Pero la relación se deterioró y comenzaron las discusiones. Una de ellas habría terminado con la ejecución de Simón en la esquina de Gobernador del Campo y Santa Fe, en El Manantial. Según los testigos del homicidio, el que disparó fue Salas Racca.

Larga lista de sospechas

“El Cordobés” será investigado ahora por otros homicidios que ocurrieron en la provincia, en la que la Policía cree que podría haber estado involucrado. La fiscala de Instrucción de la VI° Nominación, Adriana Reinoso Cuello, dispuso ayer su aprehensión por portación ilegal de arma (tenía una pistola calibre 9 mm con la numeración limada) y atentado y resistencia a la autoridad.

Además, “El Cordobés” tiene órdenes de captura por asaltos cometidos en Jujuy, Salta y Córdoba, y ya estuvo detenido por un homicidio que habría cometido en 1999, comentaron fuentes policiales. El primer registro de sus andanzas en Tucumán es un asalto cometido el 17 de noviembre de 2004.

Comentarios