Experiencia y estrategia

Tucumán doblegó a un duro rival por la fuerte presión en la marca que le aplicó a Rosario.

DESEQUILIBRANTE. Lisandro Ahualli. cuando es el portador de la pelota, siempre supera el primer contacto del rival. DESEQUILIBRANTE. Lisandro Ahualli. cuando es el portador de la pelota, siempre supera el primer contacto del rival.
En los torneos cortos es fundamental ganar esa especie de finales que se presentan semana tras semana. La “naranja” lo hizo en sus últimas dos presentaciones. Se sacó de encima a dos pesos pesados: Córdoba y Rosario. Está encaminado a retener la corona, y eso es lo más importante.

Incluso puede dar la vuelta olímpica en Salta. Para que ello ocurra, primero debe vencer a un duro rival con bonus (debe anotar tres tries más que el rival) y esperar que Buenos Aires y Córdoba empaten o bien que ganen los “dogos” sin sumar bonus. No es sencillo, tampoco imposible

A estos encuentros hay que jugarlos con estrategia desde el vestuario mismo. Por ese motivo ambos equipos utilizaron el pie para atacar, pero en algunos momentos se abusaron.

La “naranja” no estuvo bien en la definición y cuando tuvo el control de la pelota, al llegar a los ultimos metros de la cancha cometía errores por falta de precisión en los pases o en las malas decisiones que se tomaban para definir el destino que tendría.

El scrum es lo más fuerte de los tucumanos, pero en este encuentro le costó, salvo en el segundo tiempo, donde lo dominó por tener un mayor resto físico.

En el line hubo muchas dificultades para la obtención. Los rosarinos robaron varios lanzamientos aprovechando la talla de sus hombres. Por eso incomodaron en la gestación de movimientos ordenados.

Pero lo fuerte del seleccionado tucumano fue la dura y ordenada defensa. Con ese trabajo le puso mucha presión a los rosarinos que sintieron ese rigor y cometieron varios errores. Eso le permitió a los “naranjas” la posibilidad de facturar porque, se sabía perdería el que menos errores cometiera.

Algunos jugadores marcaron el rumbo. El capitán tucumano Gabriel Pata Curello y Lisandro Ahualli fueron ejemplos en los forwards. Juan Novillo (goleador del partido al anotar 22 puntos ) y Matías Frías Silva, en los tres cuartos.

Siempre que se gana, los errores se disimulan y más aún si se deja en el camino a un rival directo por el título. Esta vez la experiencia y la inteligente manera de encarar el partido le dio la posibilidad de seguir siendo el puntero indiscutible del campeonato. Pero todavía falta y nadie puede descuidarse si es que quiere retener la corona.

Comentarios