Un brujo, urgente para Macome

Las lesiones casi no dejaron jugar al tercera línea en 2014.

05 Nov 2014
1

PACIENCIA. Macome deberá apostar sus fichas a los tests previos al Mundial.

EDIMBURGO.- Cuando el 22 de noviembre finalice la temporada de Los Pumas, las estadísticas señalarán que Benjamín Macome jugó apenas 173 de los 960 minutos que componen su calendario oficial 2014. Una suerte de maldición ha perseguido al tercera línea a lo largo del calendario, haciéndolo blanco de lesiones que difícilmente podrían ser más inoportunas. A duras penas completó el primer test del año, ante Irlanda en Chaco, por culpa de una fractura de radio que lo mantuvo al margen durante los siguientes seis partidos. Cuando regresó, fue una de las figuras frente a los All Blacks en La Plata, pero otra lesión lo sacó de la cancha a los 13 minutos de lo que sería el histórico triunfo sobre Australia en el cierre.

A menos de un año para el Mundial, la continuidad es una cuestión preponderante en las preferencias de cualquier entrenador. La ventana de noviembre aparecía como una nueva oportunidad para “Benja” de sumar partidos con el seleccionado, pero un desgarro en el isquiotibial durante un partido con su club, Bayonne, desembocó en su desafectación del plantel para la gira por Europa. Ahora, al ex “verdinegro” sólo le resta apostar todas sus fichas a los tests de junio y a los partidos del Rugby Championship para ganarse un lugar entre los que viajarán a Inglaterra.

Ya con Lucas Ponce trabajando a la par del resto en Edimburgo (el de CUBA reemplazó a Matías Alemanno, afectado por un cuadro viral), el plantel se encuentra preparando el choque del sábado contra Escocia. Hoy, los jugadores tendrán su jornada libre.

Comentarios