Las sesiones serán públicas, pero cerradas

La Asamblea pidió que las audiencias se trasmitan por Canal 10 En el segundo encuentro tampoco se terminó de analizar el proyecto de reglamento. Cuarto intermedio para el lunes

04 Nov 2014
1

REEMPLAZO. En la primera parte de la sesión de ayer, el vicerrector (centro) suplió a Bardón en la presidencia. la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso

Durante la segunda sesión de la Asamblea Universitaria en el marco del proceso de reforma del estatuto de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) se modificaron cuestiones clave del proyecto de reglamento para el funcionamiento del cuerpo. Entre otros, se determinó que sólo los asambleístas, los funcionarios que el cuerpo autorice y la prensa ingresarán al recinto. Pero también se aprobó que tanto las sesiones plenarias de la Asamblea como los dictámenes de las comisiones que se conformen serán públicos.

Tales decisiones resultaron de cambios a puntos del proyecto de reglamento reunidos en los capítulos V -de las Sesiones- y VI -de las Comisiones-. El artículo 22° original preveía la posibilidad de que el cuerpo resuelva que una sesión se desarrolle en secreto. La decana de Derecho, Adela Seguí, cuestionó el párrafo. “Las sesiones deben ser públicas; no hay razón para que sean secretas. Debemos dar la mayor garantía republicana y de transparencia: que sean públicas y que se resguarde la publicidad”, arguyó. Fuentes de la Asamblea explicaron a LA GACETA que una sesión secreta genera actas reservadas.

Se mantuvo, sin embargo, el carácter restringido de las sesiones; aunque los asambleístas solicitaron que las plenarias sean trasmitidas por Canal 10 -la mayor parte de la sesión inaugural fue trasmitida en directo por la emisora, que pertenece en un 70% a la UNT- y por internet. Según explicaron la rectora, Alicia Bardón -presidenta de la Asamblea Universitaria, aunque ayer cedió por un momento su silla al vicerrector, José García- y uno de los secretarios del cuerpo, el decano de Exactas, Sergio Pagani, las plenarias serán trasmitidas en directo vía internet. “Me comprometo a gestionar que Canal 10 trasmita la mayor cantidad de horas posible, si no compromete la programación. Y se creará un canal especial en internet”, dijo Bardón.

También se había sugerido que los dictámenes de las comisiones no se difundan antes de que lleguen a sesión plenaria. “Eso no va en consonancia con el espíritu de que las sesiones sean públicas. Cuando se divide el trabajo en comisiones se lo hace sólo con un fin organizativo. Propongo que no se restrinja el conocimiento de lo que se va decidiendo parcialmente en las comisiones”, mocionó Seguí. La secundaron varios; entre ellos, Pagani: “coincido en que los dictámenes deben ser públicos, en pos de la transparencia, para nosotros y para la comunidad”.

Cristina Parajón -consejera directiva de Educación Física- mocionó que el tiempo efectivo de debate ocupe cinco horas; es decir, que no cuenten para estas los breaks. “La falta de compromiso en la puntualidad afecta. No me interesa venir a 1.000 sesiones, sino resolver la problemática que nos convoca”, señaló, en referencia a que la sesión de ayer comenzó con más de media hora de retraso porque no llegaban los asambleístas.

En las dos reuniones que se van realizando se debatió el 60% del articulado del proyecto de reglamento interno del cuerpo -41 puntos sobre 67-. Todavía no empezaron a discutir la modificación en sí; es decir, aún no decidieron los ejes a reformar ni armaron las comisiones. Se impuso, sin embargo, la moción de que las deliberaciones se extiendan por cinco horas, a partir del inicio de la sesión. Dentro de ese lapso se incluyen los recesos que vote el cuerpo.

También se resolvió que los asambleístas sólo puedan hablar dos veces sobre un mismo tema, y no más de cinco minutos en cada intervención. Si se precisa hacer uso de la palabra otra vez, la Asamblea decidirá.

La tercera sesión se realizará desde las 15 del lunes, en el aula Magna de Derecho. Autoridades y asambleístas consideran que ese día podrían cerrar el tema del reglamento interno y avanzar con la discusión sobre los ejes a reformar y sobre la conformación de las comisiones.

Hicieron los deberes.- Una sola unidad académica llegó a la sesión de ayer con una serie de modificaciones en bloque para el proyecto de reglamento de funcionamiento de la Asamblea Universitaria: Filosofía y Letras. Plantearon cambios de forma y de fondo al texto. En un momento la consejera directiva Griselda Barale se molestó porque sus pares renegaban por las precisiones acerca de la redacción del proyecto de reglamento. No obstante, muchas de sus apreciaciones fueron tomadas en cuenta.

¿En papel o digital?- La Asamblea resolvió que las actas de las sesiones se envíen a los integrantes del cuerpo vía mail y que, además, se las suba a un espacio virtual al que sólo puedan acceder los asambleístas. Algunos solicitaron contar con el material en papel; pero esta moción no prosperó.

Tiempo para resolver.- Las comisiones contarán con 45 días corridos, como máximo, para analizar cada tema. Si transcurrido ese plazo no lograrán redactar dictámenes, el tema pasará a sesión plenaria. Además, las comisiones deberán reunirse al menos semanalmente.

Cambios en el “Cofee break”.- En el break de la primera sesión, los asambleístas sólo pudieron tomar café previamente endulzado y galletitas dulces. Ayer se ofrecieron distintas infusiones -con sobres de azúcar o de edulcorante- y sanguchitos.

Comentarios