El presidente de Newbery justificó la reacción de los hinchas y responsabilizó a la Liga

El dirigente echó más leña al fuego.

28 Oct 2014 Por Gustavo Rodríguez
1

CAOS EN VILLA QUINTEROS. Las calles cercanas a la cancha de San Ramón perdieron la calma habitual de los domingos no por la pasión, sino por la violencia.

“La reacción de los hinchas de Newbery está debidamente justificada. Ellos respondieron a la agresión de sus pares de San Ramón porque no los dejaron entrar a presenciar el encuentro”, aseguró Nicolás Saracho, presidente del club de Aguilares que salió en defensa de un grupo de hinchas que el domingo, durante más de una hora, generaron caos en Villa Quinteros.

El domingo, el árbitro Mauricio Martín decidió suspender el encuentro entre ambos equipos porque los simpatizantes del “aviador” intentaron ingresar al estadio, a pesar de que sólo podía ser presenciado por público local.

Al día siguiente, Saracho, que también es concejal de Aguilares, se puso del lado de los hinchas que generaron los incidentes. “Ustedes pusieron mal las cosas. En la sede de la Liga, con la presencia del presidente de San Ramón y (Darío) Zamoratte, titular de la entidad, se llegó a un acuerdo verbal para que se jugara con ambas hinchadas. Le mienten a la gente y nos hacen quedar mal”, aclaró con tono de pocos amigos.

“Eso es totalmente falso. No hubo ningún acuerdo. Buscan justificarse de alguna manera”, le respondió Zamoratte.

“Ese partido sólo podía jugarse con público local. La posibilidad de que se juegue con ambas hinchadas quedó rápidamente descartada cuando San Ramón se negó a montar un operativo de 80 policías”, aseguró Jorge Díaz, comisario a cargo de la Seguridad Deportiva de la Policía.

Saracho, siempre desafiante, también desmintió la nota de los incidentes que publicó LG Deportiva en su edición de ayer. “Nuestros hinchas se defendieron del ataque de los de San Ramón y (Osvaldo) Ripoll, fotógrafo de ustedes, sólo sacó fotos a nuestros changos (sic) tirando piedras. ¿Y los otros? Además es mentira que hubo controles policiales en la ruta y mucho menos que se haya dañado un móvil policial”, insistió.

En el acta policial que se labró una vez finalizado el encuentro, se puede leer claramente sobre la conducta de los seguidores de Newbery: “se concentraron en las inmediaciones del club con el propósito de comprar entradas, pero al no venderles comenzaron a entonar cánticos, tocar bombos e insultar. También arrojaron piedras y botellas en contra del portón de acceso del estadio”.

El comisario Díaz confirmó que la caravana de barras del “aviador” -integrada por tres ómnibus y una veintena de autos particulares- también generó incidentes en el control policial que se realizó en Río Seco. “Los uniformados no pudieron detenerlos porque los agredieron. En ese hecho terminó dañada una camioneta del servicio 911 que está asignada a El Manantial y que fue movilizada por este partido”, destacó.

Interrogantes

En el día después de los incidentes aparecieron los interrogantes. Saracho, por ejemplo, se preguntó: “¿Qué harán los hinchas que sacaron las entradas, no los dejaron entrar y no les devolvieron la plata?”

El dirigente se preocupó por defender a un grupo reducido de hinchas de Jorge Newbery, aunque hay otros seguidores del club de Aguilares que sufren por las posibles consecuencias del accionar de los violentos.

¿Qué les dirán al resto de los hinchas de Newbery si es que la Liga le aplica una sanción en la mejor etapa del certamen? ¿Qué harán desde el club para frenar a los violentos que permanentemente perjudican a la entidad? ¿Qué les dirán a los vecinos de Villa Quinteros que vivieron una jornada de terror y a los de El Manantial que se quedaron sin un móvil policial?

Comentarios