Buscaron pistas del crimen de Paulina Lebbos en Tapia

Gendarmería utilizó un georadar a la vera de la ruta 341.

27 Ago 2014
A más de ocho años del crimen de Paulina Lebbos, la Justicia realizó hoy un estudio de tierra en la zona en la que encontraron el cadáver de la joven, a la vera de la ruta 341, en Tapia. Para ello, personal de Gendarmería puso a disposición un georadar, un equipo que se utiliza para verificar si hay restos bajo tierra o si se realizaron movimientos geológicos en el lugar investigado.

La medida fue solicitada por el fiscal Diego López Ávila, quien recibió la causa tras casi siete años en los que estuvo a cargo el ahora ex fiscal Carlos Albaca, quien finalmente fue apartado de la investigación.

El cuerpo de la joven estudiante de comunicación social había sido encontrado a la vera de la ruta, y lo que los peritos intentarán determinar es si los homicidas ocultaron en la zona algún tipo de pruebas que podrían involucrarlos en el caso.

El georadar ya había sido utilizado en otros casos paradigmáticos en Tucumán, como la desaparición de Marita Verón. Tanto en La Rioja como en Córdoba se buscaron, sin éxito, los restos de la joven. También se lo utilizó para buscar el cuerpo de la docente aún desaparecida Betty Argañaraz

Comentarios