Condenaron a una pareja a 20 años de prisión por un homicidio - LA GACETA Tucumán

Condenaron a una pareja a 20 años de prisión por un homicidio

El crimen había ocurrido en 2009, en Lucas Córdoba al 700; tras la muerte de la víctima, llamaron a un fletero para llevarse los muebles

14 Jun 2014
A pesar de los intentos de Víctor Gonzalo Gómez para desvincular a María de los Ángeles Helguera del crimen de Luis Enrique Moreno, la Justicia no creyó su argumento y condenó a ambos a 20 años de prisión por robo agravado seguido de muerte. El homicidio de Moreno había ocurrido 7 de marzo de 2009. De acuerdo a la requisitoria que realizó la fiscala María de las Mercedes Carrizo, esa madrugada la víctima había llamado por teléfono a Helguera, quien ejercía la prostitución.

Moreno vivía solo en Lucas Córdoba 722. Cinco años antes del crimen había sufrido un accidente y tenía que utilizar una muleta para movilizarse, y su único ingreso era una pensión por discapacidad. Según la acusación, Helguera llamó por teléfono a Gómez, quien era taxista, para que la llevara hasta la casa de la víctima, quien se había comunicado con ella para requerirle sus servicios.

Cuando finalizó, volvió a llamar al taxista para que la buscara. Según el relato de la mujer (avalado por la declaración de Gómez) el taxista ingresó violentamente a la vivienda, tomó un cuchillo y lo puso en el cuello de Moreno, pidiéndole que le entregara el dinero.

“Se me fue la mano”, afirmó el acusado cuando tuvo que declarar en la Justicia. Gómez adujo que estaba drogado en ese momento, y que llevaba 15 años consumiendo cocaína. Su intento de quitarle dinero a la víctima, aseguró, era para poder comprar más droga.

Sin embargo, durante los alegatos en el juicio oral, el fiscal de Cámara Manuel López Rougés refutó esa versión. “Se le fue la mano varias veces. La víctima tenía dos cortes en el cuello y varios más en el resto del cuerpo”, dijo el fiscal. Moreno falleció por el degüello.

La prueba central en contra de la pareja la dio un fletero. Oscar Marcelo Rojas recibió un llamado la mañana del 7 de marzo de 2009. Una mujer lo citó en Lucas Córdoba 722 para trasladar unos muebles hasta una vivienda de Amador Lucero al 2.600.

Rojas llegó a la casa, donde estaba Gómez con varios muebles en la vereda. Los cargó en su camioneta y en la de su hermano (que había acudido para ayudarle a realizar la “mudanza”).

Mientras iban a destino, Gómez le contó a Rojas que había degollado a un hombre, pero el fletero no le dio crédito a la versión por el estado casi inconsciente del hombre. Más tarde denunció el hecho en la Policía, y así llegaron a los homicidas. El cuerpo de Moreno había sido descubierto dos días después por dos amigos que llegaron a buscarlo, preocupados porque no atendía el teléfono.

El llamado de Helguera al fletero fue fundamental para que López Rougés sostuviera que hubo una connivencia entre los dos acusados. El tribunal, integrado por María del Pilar Prieto, Wendy Kassar y Eduardo Romero Lascano, resolvió esta semana por unanimidad la condena a 20 años de prisión.

“La explicación que dieron de cómo sucedieron los hechos no era razonable”, comentó el fiscal López Rougés.

Comentarios