Enemigos íntimos

Nico Rosberg y Lewis Hamilton tuvieron un gran duelo que promete traer consecuencias

26 May 2014
1

COMPAÑEROS, PERO NO TANTO. Hamilton y Rosberg en el podio monegasco. El británico, molesto, no saludó al alemán.

Como en temporadas anteriores cuando Ferrari, con Michael Schumacher; o Red Bull, con Sebastian Vettel; eran los grandes dominadores de la F-1, el presente de Mercedes también hace que de antemano se sepa quién va a ganar. Incluso en un escenario distinto a todos los del calendario como lo es el de Mónaco, sede el fin de semana de la sexta fecha del 65º Campeonato Mundial. En las calles del Principado, las “Flechas de Plata” extendieron su invicto en 2014.

Pero a diferencia de aquellas potestades, por el momento la lucha en el equipo de Stuttgart está abierta, lo que le entrega un buen condimento a la actualidad de la “máxima”. Como muestra vale lo sucedido el sábado: Nico Rosberg se quedó con la pole, pero tras conseguirla se despistó y obligó a la aparición de las banderas amarillas justo cuando Lewis Hamilton venía para bajarle el tiempo... El moreno se quedó con las ganas y, lógicamente, molestó con su coequiper...

La competencia monegasca fue un monólogo de Rosberg. “Tuve un auto fantástico; pudimos volver a ganar en un escenario muy especial para la F-1 y para mí. Además, regresamos a la cima del torneo”, afirmó Nico, que obtuvo su quinta victoria en 153 grandes premios y la segunda en el Principado.

Además de ratificar el dominio de la escuadra alemana, que logró el quinto “1-2” en 2014, lo que quedó claro en Montecarlo es que la relación entre Rosberg y Hamilton se rompió. En la previa, el inglés comenzó con una guerra dialéctica al decir que: “Nico ha crecido en Mónaco rodeado de yates, hoteles, barcos y todo este tipo de cosas, por lo que el hambre es diferente”. Y la batalla continuó luego de la carrera ya que Hamilton no saludó a Rosberg por su triunfo. Habrá que ver si desde el equipo interceden o la compulsa se empieza a reflejar en la pista rememorando aquellos emblemáticos duelos entre Ayrton Senna y Alain Prost cuando ambos corrían para McLaren, como vaticinó el inglés.

¿El resto? Todo igual. Daniel Ricciardo volvió terminar en el podio y salvó el fin de semana de Red Bull, que se quedó sin Vettel en las primeras vueltas por un nuevo problema mecánico. En Ferrari, Fernando Alonso fue nuevamente el más destacado con el cuarto lugar. Y el francés Jules Bianchi arribó noveno y le permitió a Marussia sumar sus primeros puntos en la F-1.

Comentarios