Reducen a los playeros y se llevan $4.000

Uno de los empleados fue sorprendido por uno de los fugitivos cuando miraba el segundo tiempo del partido que jugaban River y Vélez El domingo, dos asaltantes atacaron a los empleados de una estación de servicio en Congreso al 700 de Tafí Viejo

 la gaceta / foto de carlos frias la gaceta / foto de carlos frias
21 Abril 2014
Sergio Pérez y su hijo Gustavo Ariel Pérez coinciden en que la estación de servicio ubicada en la esquina de Congreso y Entre Ríos, en Tafí Viejo, es uno de los blancos predilectos de los asaltantes que merodean en esa zona de la Ciudad del Limón. Es que, según dijeron ayer, con el robo que ocurrió el domingo alrededor de las 20 ese negocio ya fue asaltado al menos unas 10 veces. “Hace poco que cambiaron los dueños, pero en enero ya fueron víctimas de un asalto”, afirmaron.

Los Pérez viven en una casa contigua a la estación y recordaron que el domingo, a la hora en la que sucedió el asalto, había muy poca gente en la calle. “Cuando hay partido (esa tarde jugaba el club River Plate) no queda nadie en la calle porque todos se quedan en la casa. Recién después de las ocho comenzamos a salir y nos enteramos del robo”, reconoció Sergio. Mientras que su hijo agregó: “acá viene gente de afuera a robar porque les parece muy fácil escapar. Pueden salir a la ruta 9 irse por el Camino del Perú o incluso irse a Los Nogales”. Por otra parte, señalaron que la Policía no suele patrullar la zona en la que ocurrió el asalto.

Robo sencillo

Los dos asaltantes que se llevaron $ 4.000 de la recaudación del de la estación de servicio actuaron con tranquilidad. David Montoya, uno de los empleados que fue víctima del robo, contó cómo ocurrió el asalto.

El partido en el que River Plate se enfrentaba con Vélez Sarsfield había ingresado en el segundo tiempo. Montoya y su compañero se turnaban para atender a los clientes y mirar la tele. “Estábamos viendo el partido. Cuando nos asaltaron él estaba cargándole nafta a una clienta que había entrado en auto. Yo estaba parado mirando el televisor que está más cerca de la calle Congreso”, explicó el playero.

En ese momento, los dos asaltantes se acercaron con sigilo al lugar donde él estaba. “Cuando me di vuelta ya los tenía cerca mío. Uno de ellos se quedó de campana y el otro me encañonó. Después me obligó a que le entregara la billetera con la recaudación”, continuó Montoya.

El asaltante que lo amenazó con la pistola, según consta en el informe oficial, era de estatura baja y se cubría la cara con la visera de una gorra y un buzo de cuello alto. Después de quitarle la billetera a su primera víctima, se abalanzó hacia el otro playero. “Le apuntó con el arma y le quitó la recaudación. Después amenazó a la clienta y la obligó a que le entregara la llave del auto. Fue todo muy rápido”, recordó la víctima.

Después de cometer el robo, el ladrón se reunió con su cómplice y huyeron por calle Congreso hacia el sur. Y, al parecer, ambos huyeron a pie. “No vimos ni escuchamos el ruido de una moto o un auto. Por eso pensamos que se escaparon corriendo o caminando”, precisó Montoya.

La Policía tomó intervención en el caso, pero hasta anoche, según afirmaron las víctimas, no habían detenido a ninguno de los delincuentes. “Cuando vinieron los policías hablaron de muchos nombres de asaltantes, pero no conozco a ninguno. Pero ellos dijeron (por las descripciones que les dieron) que ya tenían sospechas acerca de quiénes podrían haber sido”, concluyó. Montoya trabaja hace menos de un mes y medio en esta estación y, espera que esta sea la única vez que viva semejante situación.

Comentarios