Carolina Herrera mantiene el cetro en la Gran Manzana

La venezolana invadió la pasarela del Lincoln Center con diseños geométricos y naranjas, fucsias y azules eléctricos.

ROJOS. En un Carolina Herrera. REUTERS ROJOS. En un Carolina Herrera. REUTERS
11 Febrero 2014
Carolina Herrera sube a la pasarela neoyorquina una colección otoñal centrada en unos diseños diurnos con toda la elegancia innata de la “maison” fundada en Manhattan en 1980.

Treinta años después de su primera pasarela en la Gran Manzana, la diseñadora venezolana sigue probando que nadie como ella sabe vestir a la “lady” internacional más allá de la alfombra roja.

En las carpas oficiales del Lincoln Center for the Performing Arts, Herrera presentó en el calendario de la Mercedes-Benz Fashion Week su propuesta otoño-invierno entre un público de lujo formado por “top editors” y “celebrities”, como las editoras estadounidenses de Vogue y Marie Claire o las actrices Anna Kendrick (”Up In The Air”), Emmy Rossum (”The Phantom of The Opera”) y Tina Fey (”Admission”).

Inspirada por el mundo de la arquitectura, Herrera apuesta por diseños con estampados geométricos. Tonalidades empolvadas sirven de base para plasmar abstractos “prints” en rojos, turquesas y navys, sin olvidar colores más solemnes propios de las estaciones invernales, como el gris, el chocolate o el eterno negro. Naranjas, fucsias y azules eléctricos tiñen parte de la colección, que, como ya se ha ido viendo en las primeras jornadas de la pasarela neoyorquina, podrían coronarse como los “hot colors” de la próxima temporada.

Otras firmas

En la semana de la moda neoyorquina, que termina mañana, también sobresalieron, entre muchísimos otros, diseños de Reem Acra, de Zac Posen, de Donna Karan (marca urbana y neoyorquina si las hay), del siempre provocador Kenneth Cole, que ha incorporado las redes sociales para difundir tanto sus diseños como su postura sobre la vida y la actualidad.

Comentarios