En su banca, Rojkés sólo habló para criticar a la radical Elías

Cano (UCR) usó 43.753 palabras y figura en el séptimo lugar de los que más hablaron Un informe de Calidad Legislativa señala que Mansilla fue el tucumano que menos se pronunció durante 2013.

DIALOGO. Aníbal Fernández es uno de los más verborrágicos del Senado; Rojkés, una de las más silenciosas. TELAM DIALOGO. Aníbal Fernández es uno de los más verborrágicos del Senado; Rojkés, una de las más silenciosas. TELAM
27 Enero 2014
BUENOS AIRES.- En el Senado se había registrado en 2012 un récord, con 1.071.482 palabras emitidas por los legisladores. Pero, según la medición realizada por el Indice de Calidad Legislativa para Semanario Parlamentario, en 2013 se superó esa cantidad, con 1.165.132 palabras pronunciadas en el recinto.

De acuerdo con el relevamiento, el radical Gerardo Morales fue el senador que más habló durante el año, aventajando a quien figuró primero el año anterior, el oficialista Aníbal Fernández. El jujeño registró 76.857 palabras durante todo 2013, más de 4.000 por sobre el segundo, que emitió 72.262.

Con esto, se invirtió el cuadro registrado en 2012, oportunidad en la que el ex jefe de Gabinete k contabilizó 85.876 palabras, mientras que el radical había registrado una marca de 76.195.

Igual que el año 2012, el jefe del bloque oficialista, Miguel Angel Pichetto, volvió a ser tercero, hablando en 2013 más que el año anterior: 65.209 palabras, casi 5.000 más que el año anterior. En cuarto lugar quedó Liliana Negre de Alonso, la legisladora que más tiempo lleva en la Cámara Alta. En 2013 expresó 54.128 palabras, registrando una singular escalada con relación al onceavo lugar que había ocupado el año anterior.

Si bien los jefes de bloque suelen ser los que más tiempo tienen para hacerse escuchar, quien ocupó ese lugar el año pasado en el radicalismo, el tucumano José Cano, figuró recién en el séptimo lugar, con una cantidad de palabras importante: 43.753. Antes que el tucumano y ahora diputado se ubicaron su par radical Ernesto Sanz (49.599 palabras) y la justicialista Sonia Escudero (46.290).

Detrás aparecen el socialista Rubén Giustiniani (42.885), y el radical Luis Petcoff Naidenoff (35.977). Su correligionaria mendocina Laura Montero cierra la lista de los primeros 10, con 32.159 palabras.

Entre los diez primeros lugares aparecen cinco radicales, tres oficialistas, dos peronistas disidentes y un socialista. En estas mediciones hay que sumar también a quienes participan sin ser senadores. Es el caso del titular del Senado, Amado Boudou, quien por su condición de conductor de los debates cuenta con un margen destacado. Mantiene su regularidad: en 2013, Boudou pronunció 29.358 palabras, mientras que el año anterior había emitido 29.828. Habrá que sumar también en ese mismo sentido a la tucumana Beatriz Rojkés de Alperovich, que en su condición de presidenta provisional se hace cargo de la Cámara cuando no está el vicepresidente. Emitió 10.923 palabras, casi 2.000 menos que el año anterior. La mayor parte correspondió a la conducción de las sesiones; hizo uso de la palabra en su condición de senadora en una oportunidad, para objetar la asunción de la senadora tucumana Silvia Elías de Pérez, ya que si bien había presentado su renuncia a la Cámara de Diputados, ese trámite aún no había sido aceptado por cuanto el nuevo cuerpo no había vuelto a reunirse.

Casualmente Elías de Pérez, con 2.991 palabras, fue la senadora que más habló entre los nuevos legisladores en la única sesión registrada con la nueva conformación del Senado. Hubo cuatro parlamentarios que no hablaron: Hilda Aguirre, Fabio Biancalani, María Laura Leguizamón y Carlos Menem. Este último no asistió a ninguna sesión durante todo el año 2013, según el informe.

El otro senador tucumano oficialista, Sergio Mansilla, pronunció sólo 1.424 palabras. (Parlamentario.com)

Comentarios