Cartas de lectores

12 Nov 2013

TAXIS

Los calores de la época estival llegaron para quedarse. Nuevamente los tucumanos que tenemos que acceder a unos de los "lujos" que significa tomar un taxi, nos encontramos con los problemas de siempre. Conseguir un móvil con aire acondicionado, es casi tan imposible como pretender que esté en buen estado. Más allá de la eterna problemática del transporte público de pasajeros, es preocupante que como usuarios, no ocupemos el más mínimo espacio o consideración, a la hora de tratar o aplicar las ordenanzas que regulan esta actividad. Corrían los '90, cuando comenzaron a florecer los famosos remises. En esa época, se exigía que los coches tuvieran una cilindrada superior a 1.8 cm3, que poseyeran aire acondicionado, que los choferes vistiesen adecuadamente (corbata incluida) y otras condiciones básicas. Fue entonces que este último modo de viajar, prácticamente derivó en la muerte anunciada del taxi tradicional. Hasta ahí, la lectura era clara. ¡Los tucumanos queremos y estamos dispuestos a pagar por un buen servicio! Todos conocemos que en un corto plazo, la provincia se inundó de autos llamados "piratas", de modo que entre estos últimos y los taxis, legales o ilegales, ya no se podía distinguir hasta que aterrizamos en el actual sistema denominado Sutrappa. En la actualidad, informalmente, existen personas que ofrecen traslado a módico precio, con las "comodidades" que debieran ser exigibles para los asquerosos vehículos circulantes, a los cuales nos animamos a denominar... taxis. Es obvio que el mercado existe y que es prácticamente imposible acceder a un servicio, en algún tipo de móvil "normal"; ya que lo normal parece ser la excepción. Lo estúpidamente lógico, sería poder acceder a un móvil que posea mínimas condiciones de comodidad, de seguridad, un chofer con identificación visible, que posea algo de limpieza y buen trato. Parece que este tipo de "exigencias", pueden darse en Buenos Aires, pero no en nuestra provincia. O bien los tucumanos hemos perdido el sentido de nuestros derechos como consumidores, o a aquellos que son encargados de velar por nuestros intereses, no les importa en lo más mínimo el tema. Nuestro destino parece ser viajar como "ganado". Acá se habla de tarifas, siempre de tarifas, nunca de servicio, nunca del usuario. Sería muy penoso pensar que nos tratan como "merecemos" que nos traten.

Pablo Mirande
[email protected]


ANIMARSE

En todos los órdenes de la vida es sumamente importante animarse a hacer, a intentar, a buscar cambios. Si no te animás, si no pedís, si no te la jugás por lo que querés, es difícil lograr lo tan ansiado. Hoy día, nadie te viene a buscar, por más que seas una persona honorable, responsable y talentosa. Hay mucho orgullo, mucha mezquindad, en aquellos que están viendo algo en vos, pero no destacan nunca tus cualidades. Años atrás, las personas eran valoradas, miradas atentamente, reconocidas por sus excelentes características personales. Y si no, pregúntenle a quienes hoy tienen más de 65 años. Ellos les narrarán las incontables posibilidades de desarrollo personal cuando eran jóvenes, porque si solicitaban trabajo las puertas estaban abiertas para todos, o al menos, para la inmensa mayoría de ciudadanos. Los humanos hemos cambiado hasta en esto, lamentablemente. De cualquier modo, insisto, hay que animarse a hacer, a demostrar que servís; que calificás ante la mediocridad que te rodea. Si te quedás en tu casa, nadie vendrá a buscarte. Si creés que por contar con excelentes pergaminos, por haber cursado distintos niveles académicos, por ser una persona cordial y bondadosa, por reunir antecedentes intachables, te llamarán, pues estás cometiendo un gran error. Los tiempos cambiaron, numerosos seres humanos piensan que si sos muy inteligente o capaz para realizar determinadas tareas, les vas a quitar el puesto laboral. Eso es, ni más ni menos, haber perdido la propia confianza o exhibir notable inmadurez. Suena raro esto, pero es producto de mentalidades cerradas, subdesarrolladas; que explican de algún modo por qué prevalece la mediocridad en la querida República Argentina.

Marcelo Malvestitti
[email protected]


CORTES DE LUZ

Deseo informar a las autoridades el inconveniente que tenemos en el Barrio O'Connor, sobre calle Colombia 4.000, desde Félix de Olazábal hasta Lucio V. Mansilla. Cada vez que corre viento o llueve se interrumpe el alumbrado público en toda la cuadra. Este problema data desde el año pasado, cuando reemplazaron viejas lámparas por nuevas; además están muy altas e impiden mayor claridad.

Silvia Graciela Aguirre
Colombia 4.292 
San Miguel de Tucumán


SIN TELÉFONO

Desde el 1° de noviembre, estamos sin teléfono; realice hasta la fecha cinco reclamos telefónicos, de los cuales tengo los números, y dos notas en el libro de quejas de la empresa Telecom, y no obtengo respuesta, dado a que ejercen el abuso de ser monopólicos y no poder contar con una alternativa de cambio. Estamos hasta el día de hoy sin respuesta, lo que conlleva a no poder disponer de otros servicios asociados a la línea telefónica. Espero que al leer la presente los directivos de esta se dignen a ordenar una solución a este problema.

Fernando O. Torres
[email protected]


NADIE MIRA

Leí la carta del lector Julio Carabelli (10/11), donde hace alusión al título de la muestra presentada por el artista Donato Grima: "Nadie Mira", con temas que hacen a lo cotidiano expresados en su obra y a renglón seguido la oportunidad que le tocó vivir al momento de ayudar a una señora en la vía pública. Felicito al lector por su valiente actitud, no tan sólo en la atención, sino en la oportunidad de hacer conocer lo acontecido. Otra carta que me llamó la atención es la de Marcelino Rojas (10/11), que toca el problema de los jubilados aún sin resolución; situación que vivimos muchos de nosotros, muy a pesar de observar anuncios de toda naturaleza. Estas lectura me traen a recordar que el 11/8, publicaron en esta sección mi carta "De lo que no se habla" y en ella expresaba estos temas; jubilados y la accesibilidad de los ascensores del Hospital de Niños. Al parecer temas de vigencia permanente y de soluciones diferidas. Se sabe que las artes, en general, sirven para expresar el sentimiento de una sociedad que en muchos casos soslaya las miradas o enmudece para expresarla; por ello la importancia y validez de estos espacios y no sentirnos indiferente con el otro. Alguna vez dije: la libertad es el otro, aquel que acompañamos sin llevarlo a cuesta. Por último y como amante de la democracia, recordar que elegimos funcionarios para que nos acompañen y protejan; ya que muchos llevamos la idea del samaritano en el alma.

Sergio Estrade
[email protected]


FRAGMENTACIÓN

El legislador nacional Kunkel (FpV) dijo que el gremialismo es pendular. En mi opinión, pendulares son los políticos, muy especialmente los peronistas. Ya oscilaron con distintos modelos. Isabel Martínez, luego Carlos Menem, actual senador K que atomizó el movimiento obrero y se fue 180 grados de la política peronista histórica. Luego le tocó el turno a Eduardo Duhalde. Tiró a la borda 10 años de menemismo. Desde hace una década, nos gobiernan peronistas con un nuevo modelo. En la oposición peronista esperan el Frente de Massa, los Rodríguez Saá, De la Sota, Scioli, De Narváez, Das Neves, etcétera. Los gremialistas, cuya misión principal es velar por la defensa del trabajador, lograr salarios que posibiliten mejorar el poder adquisitivo, exigir la creación de fuentes de trabajos dignas, cuidado de la salud de la familia, presencia en la Anses, se vieron obligados a lograr un acomodo con aquellos que más representaban al peronismo auténtico. Ese es el péndulo que manifiesta el señor Kunkel. Hoy, los trabajadores que perdieron el rumbo de todas estos cambios en la política, que perdieron la brújula de quien realmente representa al movimiento peronista, al de Perón y Evita, están divididos como consecuencia de ello en cinco fracciones: CGT (oficialista), la de Moyano, Azul y Blanca, de Barrionuevo, CTA Yasky y CTA Micheli. A mi criterio los responsables de esta fragmentación son los políticos que con distintas denominaciones (excepto Alianzas, por razones obvias)) pretenden llegar al poder, utilizando la figura del creador del Movimiento. En definitiva, será el Pueblo,- la sociedad toda- la que con su voto polarizará toda esa dispersión. Esto no significa ejercer defensa alguna sobre algunos dirigentes gremiales. Es otro tema.

Hugo Navarro
[email protected]


JUGADORA MAL INCLUIDA

Cuando el DT (José) armó el equipo para el gran partido, tuvo la falencia de aceptar el capricho de la manager (Cristina), incluyendo a una jugadora (Mabel) que no había realizado la pretemporada (trayectoria política) que se precisaba para este tipo de clásico. Porque era algo así como un River (FpV) contra Boca (UCR) y el resultado lo refleja todo. Los caprichos del DT y de la manager los sufrieron toda hinchada (militantes); creo que la jugadora (Mabel) que pusieron de titular no estaba capacitada ni para ir al banco de suplentes. Con esto aprenderán que para ganar un clásico (elecciones) no hay que estar acomodado con la manager, sino hacer una buena pretemporada; el equipo de José perdió mucho prestigio.

Ramón Alfredo Gramajo
Juan B. Terán s/n 
Villa Carmela-Tucumán


LA OCLOCRACIA

Dijo el lector Roberto Sehringer (10/4) que la causa de que países dotados sean mediocres obedece a que sus gobernantes no privilegian el bien común. ¿Pero cuál es la causa de esa causa? ¿Por qué las mayorías que tienen esos pueblos eligen tan mal, una y otra vez? ¿Podría triunfar en Alemania, Japón o Dinamarca, por ejemplo, alguien como Nicolás Maduro o José Eduardo dos Santos (para honrar el pudor no dando ejemplos locales)? Son sólo preguntas que se esconden atrás de esta fundamental: ¿cuántos argentinos conocen qué cosa es la oclocracia que padecemos y pueden reflexionar acerca de cómo salir de ella? He ahí la causa madre de nuestro subdesarrollo.

Francisco Alberto Méndez

[email protected]


Comentarios