La fatalidad se cruzó en los caminos de la provincia: hubo tres muertes en cinco accidentes

Una nena de seis años falleció al volcar el auto en que viajaba por el Camino de Sirga y Zavalía, al sureste de Yerba Buena. El fin de semana dejó un saldo negativo. La Policía dijo que en varios choques los conductores perdieron el control de sus autos.

IMPACTANTE. El auto en el que viajaba Lourdes Ferreira, la niña de seis años que murió al salir despedida del vehículo, quedó reducido a chatarra. LA GACETA / FOTOS DE ANALÍA JARAMILLO - INéS QUINTEROS ORIO IMPACTANTE. El auto en el que viajaba Lourdes Ferreira, la niña de seis años que murió al salir despedida del vehículo, quedó reducido a chatarra. LA GACETA / FOTOS DE ANALÍA JARAMILLO - INéS QUINTEROS ORIO
11 Noviembre 2013
Cinco accidentes de tránsito convirtieron a la jornada de ayer en un domingo trágico en el que murieron tres personas.

En el Camino de Sirga, en las inmediaciones de la calle Zavalía, en Yerba Buena, un Renault Sandero (JIL 120) que era conducido por Gonzalo Padilla, de 31 años, quedó destrozado después de chocar contra dos árboles ubicados a la vera de la ruta. La Policía informó que el choque sucedió alrededor de las 14. "El accidente ocurrió en una curva. Todavía no se pudo determinar por qué, pero el conductor perdió el control del automóvil y chocó de frente contra uno de los árboles. Luego hizo un trompo e impactó contra el otro árbol con la parte trasera del auto", explicó el comisario Daniel Paz, que estuvo a cargo del operativo.

Las marcas del trompo que hizo el auto quedaron impresas en el pavimento. Padilla viajaba junto con Paola Corbalán Sirnavec y Lourdes Victoria Ferreira, una niña de apenas 6 años, que falleció en el acto. Según la Policía, la víctima era hija de Corbalán Sirnavec y salió despedida por la luneta trasera cuando el auto chocó por segunda vez contra los árboles.

Por otra parte informaron que la madre de la niña y Padilla llevaban puestos los cinturones de seguridad pero que la niña viajaba en el asiento trasero sin cinturón. "Los airbags del auto se accionaron por eso el conductor y la acompañante sólo sufrieron heridas leves", agregó Paz. Ambos fueron internados en el Hospital Padilla y están fuera de peligro.

En tanto, en la autopista General San Martín a la altura de Campo de Herrera, en Famaillá, un colectivo que viajaba de Salta a Córdoba atropelló a un joven de unos 30 años que circulaba en contramano por la autopista. En el informe oficial se detalló que, alrededor de las 8, la víctima viajaba en una moto de baja cilindrada y que todavía no fue identificado porque, por causa del impacto, su cara quedó desfigurada. "Murió en el acto. Estaba destruido", advirtió un policía que intervino en el caso.

La tercera víctima de la inseguridad vial fue un hombre de 48 años que vivía en la zona de Los Chañaritos. Según la Policía, el choque fatal en el que perdió la vida ocurrió el kilómetro 12 de la ruta 305, en El Colmenar. La víctima fue identificada como Miguel Alberto Rojas y murió cuando un Fiat Uno, conducido por Fabián Brito, chocó contra la parte del carro tracción a sangre en el que circulaba.

Dos vuelcos sin víctimas

El Peugeot 207 de Adriana Resina apareció volcado en El Corte, a la altura de la Escuela 311, alrededor de las 8. Unas tres horas antes, cuatro sujetos que circulaban en dos motos se lo habían robado a su hijo, Mateo Esteban, en la esquina de Diego de Villaroel y Chile, en Yerba Buena. "Lo encañonaron y lo amenazaron para que les entregara las llaves del auto. Ya habíamos hecho la denuncia por el robo en la comisaría de Marti Coll cuando nos informaron que había aparecido volcado", explicó Resina. Los sospechosos del robo todavía no fueron identificados.

El último de los choques ocurrió en avenida Mate de Luna al 4.500. A las 19, Mirta Leguizamón (33), conducía un Fiat Uno de este a oeste. En ese momento, perdió el control del auto y volcó quedando con el vehículo dado vuelta sobre el pavimento.

Anoche, al cierre de esta edición, un auto chocó contra una casa en Tomas Guido al 1.000. Pero choque no fue grave, no hubo heridos y no se comprometió la estructura de la pared de la vivienda.

Comentarios