Y el show tuvo que continuar

Erroz dirigió su primera práctica tras la partida de "RR", quien fue a despedirse. "Son cosas del fútbol", se resignaron los jugadores sin dejar de sorprenderse por la poca paciencia actual hacia los técnicos.

06 Nov 2013
1

El domingo pasado, tras el empate con Villa San Carlos y el escándalo, Ricardo y Heraldo Rodríguez, convocaron a los jugadores para ayer a las 9. Ni el horario ni el lugar de la cita se modificó pero sí lo hizo una de las partes: el que los recibiría en el complejo Ojo de Agua no fue "RR" sino Diego Erroz, técnico interino del "decano". Las casi 36 horas que pasaron entre el llamado y el encuentro de ayer sirvieron -al parecer- para cambiar radicalmente la situación de un equipo alterado pero a un punto de posiciones que dan un boleto a Primera.

"Es normal que esto pase cuando estás último, pero ahora fue diferente", dijo Diego Barrado, el capitán del equipo que habló a pesar de estar lesionado. Él y el resto del grupo recibieron en cuestión de minutos las palabras de dos técnicos diferentes. Rodríguez llegó temprano al complejo para despedirse de sus ex dirigidos junto a su hijo y Alberto Medone, el preparador físico. Las suyas serían las últimas palabras para un grupo con el que tuvo idas y venidas pero luego del domingo, pareció no haber retorno. "Nos dijo que no se iba porque no confiaba en nosotros sino porque todo tenía un límite y había que descomprimir", agregó Barrado.

"Descomprimir" se ha transformado en la palabra favorita para este tipo de situaciones y ha sido utilizada en cada una de las 11 veces que en este torneo un técnico dejó su cargo: "RR" se sumó a Sebastián Rambert (Aldosivi), Reinaldo Merlo (Douglas y Aldosivi), Héctor Tobio (Almirante), Miguel Brindisi (Independiente), Daniel Garnero (San Martín), José Luis Brown (Ferro), Antonio Mohamed (Huracán), Frank Kudelka (Instituto), Ricardo Rezza (Villa San Carlos) y Sergio Lippi (Sarmiento), los técnicos salientes desde que comenzó la B Nacional 2013/14.

"Estoy un poco sorprendido, pero lamentablemente son cosas que pasan", confesó Maximiliano Barreiro. "Son cosas que suelen pasar en el fútbol", se resignó Edgardo Galíndez. "El 'Negro' nos dijo que le diéramos para adelante. Todos cometemos errores, él no quería irse pero bueno, son decisiones que toman los dirigentes", añadió el lateral, que no fue convocado para el último partido.

Inmediatamente después del último adiós, Erroz diría lo suyo ante el grupo que pasará a comandar seguramente por los próximos dos partidos, con la introducción de Mario Leito, que fue hasta Ojo de Agua con Luis Narchi, vicepresidente, y Mario Ávila, dirigente. Más tarde llegaría Hugo Bermúdez, gerente general del club y el dirigente Rubén Gultemirián. Sumado a la prensa y a algunos curiosos, todos querían ver en acción al -por ahora- nuevo DT.

Su primera orden al mando del equipo fue repartir las pecheras a los suplentes del partido del fin de semana y los no convocados para que jueguen fútbol en espacios reducidos. Los titulares, trotaron alrededor del complejo.

"A nadie le gusta cuando pasan estas cosas, pero esto es fútbol. hay que seguir y yo me debo a la institución", explicó Erroz y resumió gran parte de la mañana "decana", tal como lo hicieron sus flamantes jugadores. Mucha agua había pasado bajo el puente luego del domingo. El show debía continuar. Y definitivamente, así fue.

Comentarios