"Este casamiento significa un pacto de silencio" - LA GACETA Tucumán

"Este casamiento significa un pacto de silencio"

Liliana Argañaraz estuvo en la puerta del penal mientras contraían enlace las mujeres condenadas por la muerte de su hermana. La ceremonia civil se realizó a primera hora de la mañana. Las ex novicias pidieron una celda para ellas solas. Video.

31 Oct 2013
2

DOLOR. Liliana Argañaraz se aferró durante toda la mañana a un cuadro con la foto de su hermana "Betty". LA GACETA / FOTO DE ANALíA JARAMILLO

La ceremonia se realizó a puertas cerradas y no duró más de 15 minutos. Pasadas las 8.30, se abrió el portón del penal de mujeres para que saliera el juez de Paz Ricardo Vázquez, quien acababa de casar a las ex novicias Nélida Fernández y Susana Acosta. Ambas cumplen una condena de 20 años de prisión por la muerte y desaparición de Beatriz Argañaraz, quien fue vista por última vez el 31 de julio de 2006 y no volvió a saberse de ella.

Del lado de afuera del penal, además de una guardia periodística, estaba parada Liliana Argañaraz con una foto de su hermana apoyada sobre su pecho. En cuanto supo que el casamiento se había consumado, estalló en llanto. Tomó con sus manos los barrotes del portón y gritó con la voz entrecortada por la impotencia: "firmaron un pacto de silencio, van a sepultarse con esto, pero ni en 20 años ni en lo que les quede de vida van a pagar lo que hicieron con mi hermana, pedazos de basura. Ojalá que se pudran porque paz no van a tener en la vida, van a terminar podridas. Dios no las va a perdonar. ¡Muéranse!"

La angustia no le permitió seguir hablando. Se dio vuelta, se secó las lágrimas con el puño y pidió perdón a los periodistas por el exabrupto. "Esto no se podía impedir, la Justicia determinó que el matrimonio igualitario es un derecho que ellas tienen", expresó, tratando de entender lo que acababa de suceder entre las paredes del penal situado en Banda del Río Salí.

"Perdón por mis palabras -agregó-, perdón por sacar tanto dolor. Este es un momento muy delicado porque este casamiento significa sellar el pacto de silencio, mantenerse al margen de todo lo que se pueda venir. No van a volver a hablar de ella... por el vínculo no va a poder ir una en contra de la otra", reflexionó desahuciada. Las declaraciones de Liliana hacían referencia a la disposición legal que impide a un cónyuge declarar en contra del otro.

Las palabras salían de la boca de Liliana pero venían de sus entrañas, del dolor más profundo que lleva adentro desde hace más de siete años. "¿Cómo vamos a encontrar a 'Betty' Argañaraz? Yo, su hermana, no puedo vivir con esto; la sociedad no puede vivir con esto, preguntándose qué pasó con la docente desaparecida. Es muy doloroso", afirmó.

Invadida por la bronca, la hermana de "Betty" calificó a la boda como "una chicana legal". "Ellas son expertas y están preparadas para todo esto, saben que no pueden ir contra el vínculo", insistió.

Liliana también criticó que las ex novicias recibieran algunos privilegios en el penal. "Son unas expertas manipuladoras. Pidieron tener una celda privada y espero que no se la den porque son personas que están cumpliendo una condena, ellas están acá sentenciadas por la muerte y desaparición de 'Betty'. Pero lo único que hicieron en este último tiempo fue cambiar de domicilio, pasar de convivir en un departamento céntrico para venir a convivir al penal. Qué bárbaro, ¿no?", lamentó una vez más.

Nuevos rastrillajes

El martes, Liliana se reunió con la fiscala Adriana Gianonni y con autoridades del Ministerio de Seguridad Ciudadana. "Se están haciendo rastrillajes, pero no me dijeron dónde porque saben que me voy a presentar en el lugar como siempre lo hice", señaló.

Lo que le preocupa a Liliana es que los funcionarios y la sociedad den a "Betty" por sepultada. "El caso marcó una jurisprudencia a nivel nacional porque al no tener el cuerpo igual sentenciaron. Entonces para ellos (los jueces) 'Betty' Argañaraz está sepultada", reclamó. "Nosotros apostamos en un momento a encontrarla con vida, pero esto se diluyó con el paso del tiempo y con todo lo que se habló en el juicio. Ahora buscamos a 'Betty' muerta, pero es necesario recuperarla", añadió Liliana.

El 22 de diciembre de 2009, las dos novicias fueron condenadas por los jueces Alfredo Barrionuevo, Emilio Páez de la Torre y Pedro Roldán Vázquez. Desde el 5 de agosto de 2016, podrán comenzar a pedir salidas transitorias durante los fines de semana para afianzar lazos familiares, e incluso podrán pedir que las autoricen a salir de lunes a viernes si consiguen un trabajo.

Recién en 2019 podrían obtener la libertad condicional, cuando se cumplan los 2/3 de la condena, según establece el Código Penal, y si tienen una buena conducta no volverán a la cárcel.

Comentarios