Tras el Festival quedó una pila de proyectos para cine y televisión - LA GACETA Tucumán

Tras el Festival quedó una pila de proyectos para cine y televisión

El triunfo de "Los dueños" motoriza a realizadores, actores y técnicos tucumanos. Películas en carpeta y leyes que hacen falta.

25 Oct 2013
1

EL PÚBLICO ACOMPAÑÓ. Las tres salas utilizadas durante el festival trabajaron bien. Compitieron 20 filmes. LA GACETA / FOTO DE INES QUINTEROS ORIO

¿Y ahora cómo seguimos? La pregunta repiquetea desde que concluyó el Festival Tucumán Cine y cruza el arco de la actividad audiovisual. El premio conquistado por "Los dueños" es un estímulo, la nave insignia del "nosotros también podemos" que motoriza sueños y proyectos. Cuentan que los miembros del jurado no tuvieron mucho que discutir: la elección de la película tucumana fue tan veloz como unánime.

El efecto cascada se traduce en el entusiasmo de realizadores, actores, escritores, productores, técnicos. Todos los involucrados en un medio que pretende convertirse en industria. El desafío será contener y canalizar ese torrente creativo. Por lo pronto, tras las capacitaciones programadas durante el festival quedó flotando una docena de proyectos muy interesantes; algunos para TV, otros para cine.

La exhibición del piloto de "El boxeador" fue un éxito y dejó al público con ganas de más. La producción cuenta con todas las posibilidades de transformarse en una miniserie de 12 capítulos. El carácter netamente tucumano de la historia (rodada en el barrio ATE), la buena factura técnica y la calidad de las actuaciones provocaron gratas sorpresas. Luis Sampieri fue uno de los integrantes del jurado. Si todo se desarrolla sin contratiempos empezará a filmar su nueva película en marzo, en Villa Nougués. Ya está aprobado el crédito del Incaa para la financiación de "La hija", drama que protagonizará Leo Sbaraglia, con guión del propio Sampieri. La película contará con la participación de actores tucumanos -como Gloria Berbuc y Ricardo Podazza- y equipo técnico también de la provincia.

Mientras tanto, Benjamín Ávila está concentrado en sacar adelante su biopic sobre Juana Azurduy, nada menos que con Natalia Oreiro en la piel de la heroína revolucionaria. Es una película ambiciosa, que el director de "Infancia clandestina" planea rodar entre Bolivia y Tucumán.

Claro que para facilitar y auspiciar el movimiento audiovisual en la provincia será importante que se muevan los proyectos presentados en la Legislatura durante el festival. Dos de ellos dependen de la firma de la Comisión de Cultura y Educación de la Cámara. Uno es la adhesión de Tucumán a la Ley Nacional 26.838, que considera a la actividad audiovisual como una industria. El otro apunta a la creación de una Comisión de Filmaciones, oficina que se encargará de promover a Tucumán como locación de producciones provenientes del resto del país y de todo el mundo.

El tercer proyecto promueve que se brinden exenciones impositivas a quienes elijan Tucumán para hacer cine. En este caso se espera un informe del Ministerio de Economía para que la Comisión de Hacienda y Presupuesto pueda actuar.

En todos los casos se trata de herramientas que tienden a fortalecer una actividad bendecida por el público. Durante el festival, las proyecciones del material tucumano ("Los dueños", "El boxeador", "El mejor de nosotros") se hicieron a sala llena. Habrá que ver cómo se comporta la taquilla en el circuito comercial. El inminente estreno de "Los dueños" será todo un indicativo en ese sentido.

El balance del festival fue muy positivo y dejó lecciones. Por ejemplo, para el año que viene la meta será contar con el 100% de las salas digitalizadas. Ya hay un pedido de Venezuela para que se lo incluya como país invitado en la sección de cine latinoamericano. Y en el haber quedó también un momento inolvidable: el encuentro de los dos Anicetos -Federico Luppi y Hernán Piquín- durante el espectáculo en homenaje a Leonardo Favio que le bajó el telón a la semana de fiesta.

Comentarios