Advierten que faltaría harina en los súper

Continúa la venta restringida a causa de la escasez de trigo. Los industriales molineros afirmaron que la producción cayó a causa de la sequía y de las dificultades para exportar

10 Oct 2013
1

EFECTO. La falta de trigo elevó el precio minorista de la harina. REUTERS

Los problemas para abastecer de trigo a los molinos del norte del país se profundizaron en las últimas semanas. La sequía recortó el volumen de la producción regional, y la escasez del cereal volvió a impactar en el precio minorista de la harina y en el costo mayorista que pagan los panaderos. Por esta razón, el kilogramo de pan aumentará, próximamente, entre 15% y 20%. En un relevamiento por supermercados de la capital, LA GACETA comprobó que el precio de la harina común oscila, para el público, entre $ 8 y $ 10. La leudante y la cuatro ceros superan los $ 10 y llegan hasta los $ 14.

Aunque no hay escasez del producto en los súper, la venta minorista sigue restringida a uno o dos paquetes de un kilogramo por persona, al tiempo que en las góndolas sólo se exhiben una o dos marcas. El titular de la Cámara de Supermercados y Autoservicios de Tucumán, Guillermo Saccomani, afirmó que los negocios mantendrán la comercialización en cupos, y avizoró probables incrementos de precio. "Por el faltante de trigo y por el aumento de la harina, además del pan, también podrían subir los precios de otros derivados como los fideos", advirtió. Esta situación podría causar la falta del producto en góndolas, según los empresarios.

Efectos de la sequía

Los problemas de abastecimiento no dan respiro a los industriales que no observan que haya techo a los reajustes en los valores de la principal materia prima. Los panaderos llegaron a pagar $ 370 la bolsa de 50 kilos. Manuel Barinaga (h), directivo del complejo industrial Molinos Trigotuc, explicó que la escasez del cereal en el norte del país se originó a causa de la sequía. "En esta zona, el trigo se hace con el remanente de humedad de la soja y, por la falta de lluvias, ni siquiera se pudo hacer soja", dijo.

Remarcó también que, para los próximos meses, las posibilidades de abastecerse de otras regiones serán igual de complicadas, ya que en el núcleo productivo del país el volumen de cosecha ha disminuido. "En Córdoba y en Buenos Aires se sembró muy poco. Para la segunda quincena de noviembre se espera algo de producción de Entre Ríos. A fines de diciembre, otro poco de Buenos Aires. Sin embargo, es difícil que se pueda abastecer a los molinos del norte. Sería muy costoso por las distancias", subrayó. Por otro lado, añadió que sería complicado que se reparta en zonas alejadas al núcleo productivo por la necesidad de los molinos cercanos, como los de Rosario. "Muchos están paralizados, sin tener materia prima", recalcó.

Causas comerciales

El escenario comercial y la caída de la producción de trigo también son factores que influyen en la escasez. Raúl Maestre, directivo de la Asociación Argentina Pro Trigo (Aaprotrigo), advirtió que el faltante del cereal se originó hace cinco años cuando el Gobierno nacional impuso un sistema de control de precios a la exportación. "Los productores no saben a quién vender ni a qué precio. Por esta política del Gobierno, no tienen reglas claras. Esto hizo que disminuyera la superficie sembrada. Desalentados por el escenario comercial y apremiados por obligaciones financieras, los productores buscaron alternativas de cultivos más rentables", explicó.

Según informó Aaprotrigo, en 2001 se sembraron 7,1 millones de hectáreas de trigo y se produjeron 15,3 millones de toneladas. En 2011, el área de siembra cayó a 4,6 millones de hectáreas en el país, con un volumen de 13, 7 millones de toneladas. En la campaña anterior se sembraron 3,5 millones de hectáreas y se produjeron 8, 5 millones de toneladas. "En la presente campaña se llevan sembradas 3,9 millones de hectáreas y se calcula una producción de 10,5 millones de toneladas, aunque en baja", finalizó Maestre.

Adiós al "pan nacional" a $10

El "pan nacional", que en las panaderías cuesta $ 10 el kilogramo, dejará de venderse pronto en Tucumán. Así lo anticipó el titular del Centro de Industriales Panaderos de Tucumán, Mario Véliz, quien remarcó que la razón de la decisión se debe a que el precio de la bolsa de harina de 50 kilos trepó a $ 370, en las últimas semanas.

El pan a valor económico resultó de un acuerdo al que arribaron, a mitad de año, las cámaras empresarias que agrupan a los panaderos y la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM). Los fabricantes de harina se habían comprometido a venderles una harina más barata para elaborar un pan que se vendería a un precio fijo.

Según el convenio aún vigente, del total de harina que compre un panadero, el 10% se paga a $ 150, más los impuestos. Es decir, que si se compran 100 bolsas de harina de 50 kilos, 10 se abonan al valor acordado. Véliz consideró que con el costo actual de la harina para panadería se hace difícil sostener el acuerdo. "Los propios molinos dejarán de ofrecer la harina más barata, como consecuencia de la escasez de trigo", afirmó. Además, recalcó que el "pan nacional" no tuvo el éxito esperado, ya que en los últimos meses el precio de la harina fue siempre en ascenso.

Los panaderos anunciaron que, próximamente, el precio del pan aumentará entre un 15% y un 20% en Tucumán.

Comentarios