Babasónicos: su último disco y su primer amor - LA GACETA Tucumán

Babasónicos: su último disco y su primer amor

La banda liderada por Adrián Dárgelos presentó su nuevo trabajo en una provincia que le trae gratos recuerdos.

05 Oct 2013 Por Nicolás Iriarte
2

A PLENO. Los Babasónicos conquistaron a los cordobeses. FOTOS GENTILEZA DE SONY.

- Hola, Adrián. Algunos dicen que el nuevo disco tiene cosas de los '90 y algunos otros dicen que tiene cosas de Jessico. ¿Como? Adrián Dárgelos interrumpe. No, esperá. "Algunos" es un sujeto cobarde, yo quiero saber tú opinión.

La primera pregunta de la conferencia de prensa previa a la presentación oficial de Romantisísmico, el onceavo disco de estudio de Babasónicos en Córdoba, ya muestra parte del repertorio que la banda ofrecería horas más tarde en el escenario de La Plaza de la Música.

Seguro, sin rodeos y hasta desafiante, el líder del grupo bloquea el paso de cualquier ambigüedad para definir su nuevo trabajo, al que mostrarían ante más de 5.000 personas y camuflado entre varios de sus antiguos éxitos. Los cordobeses presentes advierten la entrada a escena del septeto y pegan el primer alarido de la noche. Vestidos tan o más desafiantes que aquella primera respuesta de Dárgelos, comienzan el recital con "Humo", una de sus nuevas creaciones. El público, una mezcla casi tan variada como el disco que Sony Music lanzó a la venta el 24 de septiembre pasado, no enloquece rápido. La primera media hora, los grupos de amigos y amigas, las parejitas ensambladas con un abrazo trasero, los hombres y mujeres solitarias, se mueven lento, como las baladas repartidas estratégicamente entre las 12 canciones de "Romantisísmico".

El nombre del CD, ideado por Diego Castellanos, baterista, está compuesto por el romance que significa "seguir arriesgando e intentando hacer algo nuevo en un mundo donde cada vez se toman menos riesgos", según explica Mariano Roger, guitarrista principal. "Vivir una vida con ideales que se plasmen sobre la dignidad", agrega su coequiper. El sismo es lo que intentarán hacer vivir a los cordobeses que todavía siguen en trance y no parecen despertar.

La paz continúa aún después de "Irresponsables", uno de los éxitos de Infame (2003). "Gracias por comenzar esto con nosotros", le dice al público, a través del micrófono, Adrián Rodríguez (más conocido como Dárgelos) y no es en vano. Desde "Anoche" (2005) -grabado íntegramente en Córdoba- la banda presenta sus discos en las sierras haciendo de estos primeros conciertos un ritual inamovible. "Este es un lugar muy importante para nosotros: es el lugar de Argentina donde más tocamos en nuestra carrera. Tenemos una relación especial con la provincia", confiesa Roger, luego de esa rueda de prensa, en una charla exclusiva con LA GACETA.

El mensaje de Dárgelos enciende un poco al público que, como dice Roger, casi que los ha adoptado a lo largo de los años. Sí, la ciudad que se encuentra empapelada anunciando las presentaciones a futuro de Carlos "La Mona" Jiménez y La Barra, dos exponentes del cuarteto de ayer y hoy, suma a sus lista de hijos dilectos a estos Babasónicos.

"Los calientes" ("Jessico", 2001) termina por ponerlos de su lado. El primer pogo de la noche llega con "Cuello rojo" y allí, en el medio de un pulmón colectivo que respira aromas dulces, agrios y salados, un fan del cantante empieza a transformarse en la viva imagen de Dárgelos. Ramiro -quien no quiere dar su apellido- imita cada movimiento del cantante. El joven es tan petiso como su ídolo pero la vestimenta los separa: la tradicional armadura de cuero que lleva Adrián dista mucho del jean, la remera blanca y el buzo de bremer rosado del fanático. Sobre el final de la canción, el líder lanza un beso teledirigido y aunque no era para él Ramiro exclama casi desde abajo del escenario: "¡hermoso!". Lo hace en simultáneo con las chicas a su lado y que se sienten igual de identificadas.

"Ustedes saben de nuestro amor por Córdoba y esto Córdoba se lo merece", dice Dárgelos antes de viajar en el tiempo y regalarle a la provincia considerada como su segunda casa, "Malón", uno de los hits de "Trance Zomba", un álbum de 1994. En el preciso momento que comienza la canción, vuela el primero de los que serán cuatro preservativos inflados al público que los golpea hacia adelante con las manos.

"Aduana de palabras" suena promediando el recital y es uno de muchos juegos de -justamente- palabras, que utilizó el cantante en "Romantisísimico" y él mismo lo explica. "Yo lo interpreto como la arquitectura de las relaciones humanas y estas como instituciones", dice Dárgelos. "De ahí vienen 'Aduana de palabras' o Los burócratas del amor'" , agrega. Dos conceptos que parecen estar destinados a no encontrarse nunca en una misma frase, el idioma de Babasónicos, lo logra.

"La lanza", ese pequeño gran éxito de poco más de tres minutos que se pasea por cuanta radio sintonice en estos días, calienta aún más el ambiente aunque ellos no lo admitan. "Todavía no sabemos cuál es el hit de este disco", confiesa Roger en conferencia aunque inmediatamente le señalan que el tema está primero en el álbum a lo que algunos terminan cediendo. "Es la primera impresión", opina Diego Tuñón, tecladista.

Sin dudas se trata de la canción más reconocida de "Romantisísmico" por la gente aunque la mayoría ha estudiado para la ocasión y no queda pagando en casi ninguna de las "nuevas". "Es un público encendidísimo y siempre hemos tenido grandes recitales", recuerda Roger.

"Si me vas a empujar/No me des por muerto/Hasta que me caiga de verdad", canta el público, Dárgelos y compañía. La metáfora parece venirle perfectoal grupo que sigue reiventándose a pesar del paso de los años. "Nos obligamos a generar un discurso novedoso a la hora de hacer música. A alejarnos del último disco que hicimos y no caer en lugares comunes de nuestra historia. ¿Qué necesidad de hacer un disco nuevo tenemos, si no? Podríamos estar viviendo de todos los que hicimos antes, pero no", expresa Dárgelos.

El show que va terminando, es la antesala de una trilogía de recitales totalmente diferentes que brindarán en Buenos Aires: el primero, el 23 de noviembre en el estadio cubierto "Malvinas Argentinas" de La Paternal, el 3 de diciembre en el teatro Maipo y, por último, un recital gratuito. "Nos gusta enfrentarnos a diferentes foros aunque disfruto cuando la gente está parada, es cuando nuestra música funciona más", advierte Adrián, que ha probado nuevamente el éxito de la fórmula esa noche en Córdoba. Moviéndose por todo el frente del escenario, siempre dándose un tiempo para ponerse en cuclillas y agazapado para saltarle a la cara a cualquiera con sus canciones, Dárgelos y Babasónicos parecen estar satisfechos.

Comentarios