"No acepto el linchamiento mediático de grupos de poder"

La Presidenta defendió a Milani y acusó a la oposición de querer sumar rédito electoral. Para la UCR, el Gobierno postergó el debate del pliego para ocultar las imputaciones.

24 Jul 2013
1

OBSEQUIO PARA SU NIETO. La Presidenta muestra al jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, un presente que recibió para el recién nacido. TELAM

BUENOS AIRES.- Por primera vez, la presidenta, Cristina Fernández, se refirió anoche a la polémica generada por la designación del general César Milani como jefe del Ejército, y ratificó que su pliego se tratará a fin de año (luego de las elecciones) con el resto de los ascensos militares. 


De esta manera, la mandataria fijó posición luego de la fallida sesión del lunes, en el Senado, en donde el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) presentó un nuevo documento sobre denuncias por delitos de lesa humanidad por las que se acusa al militar. Además, la jefa de Estado cargó contra la oposición, principalmente el radicalismo, por haber apoyado las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. 

En una Cadena Nacional que se anunció apenas una hora antes, la Presidenta salió al cruce del escándalo por el ascenso de Milani y señaló que no va a aceptar "ningún linchamiento mediático de grupos de poder a los que no les interesan los derechos humanos". La primera mandataria aseguró en la Casa Rosada: "No voy a ser títere de nadie. Quienes nos habían criticado por nuestra defensa de los derechos humanos, se han convertido hoy en el principal ariete en nuestra contra; por eso pedí a nuestros senadores que posterguen, hasta fin de año, el tratamiento de todos los pliegos de ascensos, no sólo uno", expresó la jefa de Estado. 

Cristina justificó su decisión de sostener a Milani al afirmar que "todo lo que se supo había sido conocido hace años y (Milani) había pasado tres ascensos". 

Sobre las denuncias ratificadas en La Rioja y Tucumán contra Milani por desapariciones en la dictadura, Cristina confió en que "todos tendrán que responder a la Justicia". "Como todos tenemos que responder a la Justicia", deslizó, y subrayó: "no voy a responder a un linchamiento mediático con interés empresarial al que no le interesan las víctimas". 

Antes, la Presidenta encabezó una ceremonia en Casa Rosada para presentar un informe sobre extranjerización de tierras y se comunicó con La Plata para inaugurar la prolongación de la autopista Buenos Aires-La Plata y un acceso al puerto local. 

La Presidenta aprovechó para referirse a la polémica por la designación de Milani. "Yo quiero ser muy clara al respecto. Durante más de 10 años, a Néstor Kirchner y a mí nos acusaron, en ríos de tinta y editoriales, que nuestra lucha de los derechos humanos era de venganza y revanchismo", dijo. "Sostenemos y seguiremos sosteniendo una política de memoria, verdad y justicia", aseguró. "Curiosamente, quienes decían que éramos vengativos, luego de una reestructuración de las Fuerzas Armadas, para incorporarlas a un proyecto de país, quienes nos habían criticado por nuestra defensa de los derechos humanos se han convertido en fiscales de esta designación", fustigó la mandataria. 

"Lo más tragicómico, o que más impacta, es que quienes se sentaron en una banca y sancionaron las leyes de Obediencia Debida y Punto final (...) nos acusan hoy a nosotros", expresó, y dijo: "hemos transformado un Estado de impunidad en un Estado de derecho". "Creo que en la Argentina, desgraciadamente, desde 1930, se consolidó una matriz de separar a las Fuerzas Armadas de sus pueblos", dijo. 

Por eso pidió que "no cometamos la mismas torpezas del pasado, de enfrentarnos entre uniformados y civiles". Rodeada por funcionarios y legisladores, la Presidenta apuntó: "me siento responsable, como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, de incorporarlas a este proyecto de integración latinoamericano y desarrollo económico, porque somos todos argentinos". (Especial)



Piden que sea relevado por falta de autoridad moral

BUENOS AIRES.- Autoridades legislativas y partidarias del radicalismo y la senadora del FAP Norma Morandini pidieron ayer el relevo del general César Milani del cargo de jefe del Estado Mayor del Ejército, por considerar que "no cuenta con aptitud suficiente ni calidad moral adecuada" para ejercer esa función.

"La postergación del tratamiento de su pliego (de ascenso) expresa la necesidad que tiene el Gobierno de seguir ocultando las imputaciones, por las cuales el general Milani no cuenta con aptitud suficiente ni calidad moral adecuada para el cargo", advirtieron, en referencia a las denuncias por su presunta vinculación con la represión ilegal.

Esta postura fue expresada en el Congreso por los presidentes de bloques del Senado y de Diputados, José Cano y Ricardo Gil Lavedra, respectivamente; el senador Gerardo Morales; los dirigentes del Comité y la Convención Nacional de la UCR, Juan Manuel Casella y Lilia Puig, y Morandini, legisladora del Frente Amplio Progresista.

Añadieron que "las mismas razones que hoy llevan al oficialismo a evitar el tratamiento del ascenso, son las que justifican que la Presidenta releve inmediatamente al general Milani del cargo de jefe del Ejército".

Cita al general
Morales lamentó que la Comisión de Acuerdos hubiera rechazado, con el voto de senadores kirchneristas, que continuara el debate del pliego de Milani, que fue suspendido el lunes por el oficialismo, y reclamó que fueran citados a la comisión el secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda; el titular del Centro de Estudios Legales y Sociales, Horacio Verbitsky, y Milani.

El legislador acusó al Estado de "ocultar" las denuncias realizadas en 1984 por el ex preso político de La Rioja, Ramón Olivera, en informes de antecedentes de Milani remitidos al Congreso y argumentó que ese dato figura en el documento del CELS presentado por Verbitsky.

Gil Lavedra, -ex juez que condenó a las Juntas Militares-, aludió al documento suscripto por Milani en 1976 donde se da cuenta de que el conscripto Alberto Agapito Ledo, desaparecido, habría desertado del regimiento militar en Tucumán.

El diputado recordó que, en el juzgamiento a los militares, pudo determinarse que ese procedimiento era habitual para legalizar los casos de desapariciones de soldados y sostuvo que quien firmó el acta, (Milani) "no pudo estar desligado" de esa situación.

Morales y Cano participaron de una tensa discusión con el oficialismo en la Comisión, cuando intentaron que fuera retomada la discusión del pliego, que fue suspendida por el kirchnerismo.

Argumentaron que el informe del CELS y los datos aportados por senadores radicales habilitaban que el caso siguiera abierto. Sin embargo, el presidente del bloque "K", Miguel Pichetto, junto a José Mayans y el titular de la comisión, Marcelo Guinle, se opusieron a la reapertura del debate y calificaron el interés de la UCR de "montar un circo para las elecciones". (DyN)


Milani admite que firmó la deserción de Ledo

BUENOS AIRES.- El informe del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que preside Horacio Verbitsky, golpeó duro al jefe del Ejército, César Milani, quien tuvo que salir a aclarar sus dichos durante una entrevista que brindó el domingo último al diario "Página 12".

En un nota publicada ayer en el matutino, el periodista Raúl Kollmann -que lo entrevistó- dijo que Milani le pidió una "aclaración" respecto de sus dichos sobre la desaparición del soldado Alberto Ledo, ocurrida en Tucumán durante el Operativo Independencia, en plena dictadura militar (1976). "Cuando un soldado no se presentaba en cinco noches y cinco días, se hacían las actuaciones por deserción. En Tucumán se informó, en aquel momento, que Ledo había desertado. Es obvio que no fue así", afirmó el domingo el jefe del Ejército.

En la edición de ayer de "Página 12", el periodista aclaró que durante la entrevista publicada el domingo Milani había admitido que él fue quien firmó el documento de deserción de Ledo, pero agregó una declaración que no estaba en la nota: "Durante la entrevista, Milani me dijo que él firmó el expediente que se hizo después en La Rioja por la deserción de Ledo: 'éramos cuatro subtenientes y nos tocaban los expedientes, por azar, para la firma'", escribe Kollman. Es decir, que Milani, ahora, admitió que intervino en el sumario de deserción de Ledo.

En la entrevista del domingo, Milani dijo: "del desaparecido soldado Ledo le tengo que decir que tampoco lo vi ni lo conocí. No estaba en mi sección, sino en la de Comandos y Servicios. Dicen que era mi asistente, imposible. No tenía asistente. Y era de otra sección del Batallón. Tampoco es cierto que yo haya participado de la detención del padre de Ramón Olivera. Todo es mentira. Hacen una campaña en mi contra porque yo dije que quiero un Ejército al servicio de un proyecto nacional y popular. Se lo ratifico: sí, quiero ser parte de un Ejército que sea parte de un proyecto nacional". (Especial)


Comentarios