¿Hay futuro laboral en Tucumán estudiando cine? - LA GACETA Tucumán

¿Hay futuro laboral en Tucumán estudiando cine?

El director de la Escuela de la UNT y algunos de los alumnos hacen un balance sobre las posibilidades que le ven a la carrera. La importancia de la Tecnología HD, de los celulares de última generación y de las redes sociales. En ocho años de labor la escuela ha ganado prestigio. Las ventajas de "aprender haciendo".

05 Abr 2013
Hace ocho años, la UNT apostaba por una Escuela de Cine con el fin de canalizar los deseos de muchos tucumanos que querían formarse profesionalmente en la provincia. Hoy cabe preguntarse si la oferta laboral audiovisual ha podido ampliar sus horizontes, a partir tanto de los cambios sociales y tecnológicos como de la formación de recursos humanos.

Algunos estudiantes de cine sostienen que todavía es muy difícil vivir de esta profesión y que depende de cada uno abrirse camino. Otros se muestran más entusiastas frente a los concursos del Incaa (el órgano estatal que subvenciona proyectos en todo el país) y destacan que el campo se ha abierto considerablemente en los últimos años.

El recorrido laboral comienza para la mayoría en los primeros años de cursado: filman videos de eventos, publicidades, programas de cable y videos institucionales. Son como una gimnasia para ganar experiencia y, a la vez, una fuente de ingresos. A la par realizan sus cortos, en general autofinanciados; asisten a festivales para establecer contactos y presentan proyectos para el Incaa. Algunos también se animan a armar su propia productora independiente y compran equipos para ofrecer servicios. Martín Falci, presidente del Centro de Estudiantes, apunta que es un prejuicio pensar que Cine ofrece menos posibilidades que otras carreras. En su opinión, el audiovisual brinda la ventaja de que es posible trabajar desde los primeros años de manera independiente y sin un título.

El acceso a la tecnología en HD, capaz de grabar en una calidad que puede competir a nivel profesional, ha facilitado la diversificación y las posibilidades laborales. Al mismo tiempo, la demanda del video también ha crecido en estos años. Muchas bandas de rock tucumanas o de la región apuestan a producir sus videoclips para difundir su música en las redes. Asimismo, Internet se ha convertido en la "ventana" que conecta a la provincia con el mundo, por medio de la interacción con festivales internacionales, escuelas de cine de otros lugares y con el gran público. Juan Carlos Veiga, director de la Escuela de Cine, se muestra entusiasta respecto de la distribución de contenidos multimedia en la actualidad. "Al diversificarse las ventanas se diversifica la oferta laboral", señaló.

Los distintos roles
Algunos estudiantes advierten que la chance de trabajar varía según la especialización que se elija. Quienes optan por roles técnicos, como montaje o sonido, reciben ofertas más inmediatas. Guionistas y directores, en cambio, deben construirse una trayectoria y gestionar un proyecto desde cero, ya para conseguir financiamiento, ya para ser llamados a trabajar en una película.

A nuestra provincia aún le queda mucho camino por recorrer. La formación profesional en la Escuela de Cine ha reactivado el medio, pero vivir del audiovisual, aseguran, todavía es difícil.

Las "nuevas ventanas" abiertas por el auge tecnológico de los últimos años parecen ser muchas, pero la inestabilidad del empleo las desdibuja. Lejos estamos aún del sueño en que Tucumán, con sus bellos paisajes, sea la locación que seduce a las superproducciones. Pero los estudiantes de cine se muestran optimistas. A lo mejor nuestra provincia pueda convertirse algún día en una especie de "Tucollywood".

MARTÍN FALCI
"Hay que jugarse; la carrera puede aprovecharse desde que se ingresa"

Falci preside el Centro de Estudiantes y está convencido de que abrirse camino en el cine depende de uno mismo. Teniendo fuerza de voluntad y vocación, afirma, se puede empezar muy temprano, ya que es posible trabajar sin la necesidad de un título. "Esta carrera, si tenés consejos o aprendés rápido algunas cuestiones de lenguaje, se van abriendo las puertas", sentencia. Si bien admite que tanto la formación teórica como la práctica son importantes, está convencido de que estudiar Arquitectura o Derecho -por ejemplo- no asegura la posibilidad de conseguir trabajo desde los primeros años, mientras que muchos de sus compañeros de Cine ya compitieron con sus cortos en festivales internacionales sin haber terminado los estudios. Afirma además que la calidad de la Escuela de Cine ha comenzado a alcanzar una repercusión importante luego de siete años de vida institucional. Cada vez son más los egresados o estudiantes que participan de los concursos del Incaa, y por eso en Tucumán se han filmado ya series para la TV Digital, cortometrajes y largometrajes. Falci, que está en tercer año, ha trabajado en videoclips y spots publicitarios. Los ve como parte de ese crecimiento, y resalta que ha aumentado la demanda, fruto de una mayor concientización del audiovisual como una poderosa herramienta de difusión. Sin embargo, explica, existe un gran prejuicio respecto de la enseñanza local. "Capaz que no tenemos el mismo equipamiento, pero la enseñanza es la misma que en otras escuelas", resume.

BERNABÉ QUIROGA
"Ahora el futuro es mas esperanzador para los estudiantes de cine"

Quiroga está finalizando la Licenciatura en Cine y encuentra que la realidad del audiovisual en Tucumán es más amigable que cuando se inauguró la Escuela. Cuenta que para algunos filmes se elige la provincia como escenario y que por eso tuvo la oportunidad de trabajar como meritorio de producción en el largometraje "El sexo de las madres" (2012), producido por el Incaa y estrenado a nivel nacional.

Opina además que gracias a la ley de medios y a la TV Digital se abrieron concursos que permiten proyectarse laboralmente en el rubro sin salir de Tucumán.

Destaca el rol que juega Internet como un espacio que permite la distribución y la promoción, y que posibilita generar vínculos con otros realizadores. Por ello decidió -con su hermano- abrir una página web que incluye críticas de las películas que se estrenan y un "podcast" (género parecido al videoblog que toma el nombre de "ipod", ya que se graba en streaming con un smartphone).

Sin embargo, más allá de los buenos pronósticos, el trabajo en este medio sigue pareciéndole complejo. "Estar en el rodaje de una película es sumamente intensivo y a la vez inestable", opina. Por eso también piensa en la enseñanza como una opción para ganar seguridad económica, aunque no descarta la posibilidad de dirigir su propia película. Según Quiroga, los jóvenes dedicados al cine no se preocupan por mantener una familia o una casa. "Pensamos solamente en realizar nuestras ideas cueste lo que cueste; no importa si son autogestionadas", explica.

MARIANA KLYVER
"Cuando algo te gusta mucho te vas dando maña, no importa lo que cueste"

Klyver está cursando el segundo año de la Tecnicatura de Cine y destaca que eligió esta carrera consciente de que la salida laboral podía llegar a ser bastante complicada. "Siempre me gustó filmar, me he criado con el cine. Es un mundo alternativo al que si querés te escapás", sostiene.

Desde que comenzó la carrera buscó dedicarse a la animación y piensa que en Tucumán es un campo que todavía no está muy explotado. "Si hubiera un canal de animación local sería un gran avance", explica. Y mientras no pierde las esperanzas de que esto ocurra, cuenta que el canal Paka Paka ofrece la posibilidad de mandar un proyecto, una idea o una carpeta con un presupuesto para luego financiarlo.

Al mismo tiempo, sostiene que, incluso desde los primeros años, el cine brinda la posibilidad de abrirse camino. "Hacemos un corto para la Escuela, lo presentamos en un festival y si el corto se hace conocido o logra prestigio puede circular por el resto del país", cuenta entusiasmada. Opina también que los documentales tienen mucha salida para canales como Encuentro o para la TV Pública, gracias a los cuales crece la demanda de contenidos locales.

Como estudiante de los primeros años, Mariana se muestra optimista. "Yo creo que el que elige esta carrera lo hace a pesar de lo que cuesta salir y conseguir un trabajo -sostiene-. Cuando algo te gusta mucho te vas dando maña".

JUAN CARLOS VEIGA
"Internet y la telefonía móvil van abriendo ventanas infinitas" 

Veiga es director de la Escuela de Cine y afirma que nos encontramos en un momento social, político y tecnológico marcado por el auge de la industria audiovisual. Lo entusiasma que la creación de una Escuela de Cine en Tucumán haya coincidido con este impulso. Ve, también, la tecnología como propulsora de nuevas posibilidades: "Internet y la telefonía móvil van abriendo ventanas infinitas, y al diversificarse las ventanas se diversifica el ingreso a lo laboral", afirma. Cuenta que la UNT ha accedido al proyecto de los Polos Audiovisuales fomentado por la Nación, gracias al cual se realizaron ya algunos programas para televisión, por ejemplo un informativo, un magazine y un piloto para una serie de ficción. Veiga ve la Escuela como fuente de recursos humanos, porque tanto egresados como alumnos y docentes son requeridos para instituciones o productoras que buscan alternativas creativas. Asegura que también las empresas le dan mucha importancia a la imagen institucional audiovisual, tanto para uso interno como para ventas. "Una importante compañía automotriz realizó hace poco un spot publicitario en Amaicha del Valle con técnicos de la Escuela", ejemplifica. La Escuela, explica, también ofrece un sistema de pasantías y prácticas profesionales en diferentes medios audiovisuales de la provincia, en productoras privadas y en el Centro de Investigación y Producción Audiovisual (CIPA) que funciona en el predio. "Todo eso va a componer productos surgidos en Tucumán, y pondrá en pantalla un producto audiovisual propio", sintetiza.

Comentarios