"Viví sensaciones extrañas"

El "Diablo" hubiera preferido no enfrentarse con el club con el que ascendió a Primera.

EN LA OTRA VEREDA. Héctor Chazarreta -de gorra- aparece en el banco de Talleres junto al técnico Arnaldo Sialle. Ayer, el Diablo se reencontró con viejos amigos. GENTILEZA FOTO DEL DIARIO LA VOZ DEL INTERIOR DE CóRDOBA EN LA OTRA VEREDA. Héctor Chazarreta -de gorra- aparece en el banco de Talleres junto al técnico Arnaldo Sialle. Ayer, el "Diablo" se reencontró con viejos amigos. GENTILEZA FOTO DEL DIARIO "LA VOZ DEL INTERIOR" DE CóRDOBA
01 Abril 2013
CÓRDOBA (Enviado especial, Miguel Décima).- A lo largo de su carrera tuvo que afrontar diversos desafíos que lo fueron templando tanto en lo deportivo como en lo anímico. En este deporte que apasiona tanto, muchas veces se está expuesto a situaciones que preferiría obviar. Pero siempre hay que ponerle el pecho a la situación. 

Y Héctor Alberto Chazarreta lo vivió ayer en carne propia. Sus obligaciones profesionales como ayudante de campo de Arnaldo Sialle, hicieron que esta vez estuviera en la vereda del frente del club que hasta no hace mucho tiempo abrazó sus proyectos futbolísticos.

"No fue una tarde deseada, pero como en su momento puse todo para defender la camiseta de San Martín, hoy pongo el mismo énfasis para cumplir mi función en Talleres. Siempre voy a estar agradecido de lo que me brindaron estas dos instituciones a lo largo de mi carrera. Sería un necio si no fuera así", dijo quien en 1988 logró el ascenso a Primera con los "santos". En aquella epopeya de San Martín estuvieron también dos integrantes del actual cuerpo técnico sanmartiniano: Pedro Pablo Robles como jugador y Carlos Roldán como ayudante de campo de Nelson Pedro Chabay.

Frutos del trabajo
Al repasar el actual plantel de los "santos", Chazarreta siente un orgullo muy especial. "Lo que ocurre es que a varios de estos jugadores tuve la dicha de promoverlos al equipo liguista que dirigí hace unos años. Entre ellos están Augusto Max, Luis Vega, Nicolás Roldán, Gonzalo Rodríguez y Leonardo Rizo. Esto me demuestra que el trabajo que realicé en ese entonces rindió sus frutos", sostuvo el "Diablo".

"Chaza" añora los tiempos de bonanzas que tanto Talleres como San Martín vivieron en épocas no muy lejanas. "No voy a descubrir nada si digo que ninguno de los dos clubes se merece estar en el Argentino A. Es indudable que en lo deportivo no se hicieron bien las cosas. Por eso, en el caso de Talleres se apostó al proyecto de Sialle para tratar de volver a la B Nacional. Los resultados obtenidos demuestran que estamos en el camino correcto", señaló quien vive a pocas cuadras del estadio de los "tallarines", en Barrio Jardín.

Chazarreta añora Tucumán. Lo extraña a la distancia, pero su trabajo está primero y por ahora no tiene en mente pegar la vuelta. "Lo que pasa es que mi familia está afincada en esta ciudad y ya me cansé de ser un trotamundos. Pienso que llegó la hora de parar la pelota y elegir un lugar para radicarme. Por ahora, Córdoba es mi lugar en el mundo, aunque esto no significa que renuncie a mis orígenes. Tucumán siempre será mi provincia, porque me vio nacer y porque me dio mucho afectivamente", indicó el "Diablo", dueño de una trayectoria envidiable, y que ayer estuvo entre dos amores. Después del empate, seguramente se sintió aliviado.

Comentarios