Investigan el crimen de un presunto ladrón - LA GACETA Tucumán

Investigan el crimen de un presunto ladrón

El cuerpo de un joven de 23 años fue hallado con un disparo en la cabeza, ayer a la mañana, al costado del puente del río Loro. El sábado a la noche, el individuo habría robado en varias casas, autos y un camping cercanos a El Cadillal. Sospechan que una de sus víctimas le habría disparado.

11 Mar 2013
Por las noches es normal escuchar tiros a lo lejos en el paraje de Las Mesadas, afirmaron los vecinos. Tal vez por eso nadie se sorprendió con el estruendo que le puso fin a la vida de un presunto delincuente de 23 años, ayer a la madrugada. Por el contrario, todos se enteraron de que había un cadáver al costado del puente del Río Loro -que une a El Cadillal con El Timbó- cuando vieron llegar a la Policía durante la mañana.

El cuerpo del joven estaba tirado en un zanjón y -según precisaron fuentes policiales- tenía un disparo en el pómulo derecho. Además de sangre, al costado del cadáver había una mochila y una bolsa blanca de tela arpillera, donde los uniformados hallaron un juego de vajilla, tres estéreos, dinero y teléfonos celulares.

El joven fue identificado como Diego Cajal, oriundo de la zona donde fue asesinado y conocido por sus antecedentes policiales. Según sospechaban ayer, habría sido baleado por una de sus víctimas.

Varios robos y un disparo

La noche del sábado, Cajal se habría dedicado a robar en varias casas, autos y hasta en un camping de Las Mesadas. La Policía explicó que no habría actuado solo, sino con la complicidad de un tal "Ganchi", con quien solía vérselo deambulando por las calles de la zona y quien fue aprehendido horas más tarde.

A las 7, la comisaría de El Cadillal recibió el llamado de un lugareño que decía haber encontrado un cadáver al lado del puente. Después del hallazgo, se presentaron varias personas a denunciar que la noche anterior habían sufrido robos. Los elementos que cargaba Cajal, y que se encontraron junto a su cuerpo, serían parte del botín de esos atracos.

Ayer los uniformados sospechaban que Cajal habría sido perseguido por algunas de sus víctimas. Estimaron que primero salieron dos personas a buscarlo y no lo encontraron. Entonces regresaron, sacaron un arma y volvieron a salir tras sus pasos. Finalmente dieron con él, discutieron y le dispararon. Esa era la versión más fuerte, obtenida por las declaraciones de los vecinos de la zona. Así llegaron hasta los sospechosos. Dos personas quedaron aprehendidas y un menor está detenido. Serán presentados hoy a la mañana en tribunales y sometidos a un dermotest para probar si manipularon un arma. Además, buscan a un cuarto hombre, que sería el autor del hecho.

Las fuentes también señalaron que Cajal está vinculado con la delincuencia desde hace un tiempo. Incluso se lo había relacionado con una violación seguida de homicidio, ocurrida el año pasado, por la que permanece detenido un hermano suyo.

La investigación quedó en manos de la división Homicidios, a cargo del oficial Jorge Dip. También trabajaron en el lugar del hecho personal de la Regional Norte, a cargo del comisario Luis Alberto Mansilla, y de la Regional Este, al mando del comisario Miguel Ángel Sas, además de Criminalística y Policía Científica.

Comentarios