El Gobierno repudió los ejercicios militares de Gran Bretaña en las Malvinas - LA GACETA Tucumán

El Gobierno repudió los ejercicios militares de Gran Bretaña en las Malvinas

El lanzamiento de misiles pone en riesgo la seguridad de todas las naves que se encuentran en el área, según la Cancillería.

26 Jul 2012
1

AMENAZA. El Gobierno consideró una provocación la realización de maniobras militares en el Atlántico Sur. FOTO TOMADA DE AGENCIA EFE

BUENOS AIRES.- El gobierno nacional rechazó hoy "una nueva demostración y ejercicio de fuerza" por parte de Gran Bretaña, y rechazó los ejercicios militares de Londres, con lanzamiento de misiles en las islas Malvinas.

La Cancillería afirmó que Gran Bretaña amenaza a la Argentina y a América Latina al programar ejercicios de lanzamiento de misiles en el Atlántico Sur, al tiempo que consideró que la maniobra pone en riesgo la seguridad de todas las naves que se encuentran en el área.

"El Gobierno argentino, ante una nueva demostración y ejercicio de fuerza por parte del Gobierno británico, rechaza y condena los ejercicios militares que el Reino Unido lleva a cabo con lanzamiento de misiles desde el territorio de las Islas Malvinas", se indicó.

El Palacio San Martín se refirió así a un informe de un organismo dependiente del Ministerio de Defensa que alertó sobre nuevos "ejercicios de lanzamientos de misiles" en aguas de las Islas Malvinas entre el 16 y el 27 de julio, lo que generó hoy el repudio del Gobierno de Cristina Fernández.

El 12 de este mes, el Servicio de Hidrografía Naval emitió un boletín con una serie de radioavisos, actualizado ayer, en el que se alerta a los buques argentinos para que se mantengan fuera del área delimitada en el Atlántico Sur por "ejercicios de lanzamiento de misiles", de acuerdo con un informe de la Fundación Nuestro Mar.

Al respecto, la Cancillería puntualizó que "estas ilegítimas maniobras del Reino Unido no sólo resultan contrarias a la Resolución 31/49 de la Asamblea General de la ONU que impone a la Argentina y al Reino Unido la obligación de abstenerse de adoptar decisiones unilaterales que innoven sobre la situación imperante en el Atlántico Sur, sino también son contrarias a la voluntad de los países de la región, los que han rechazado dichos ejercicios militares a través de múltiples pronunciamientos del Mercosur, la UNASUR y el Grupo de Río". (DPA-DYN)

Comentarios