La sorpresiva visita del fiscal a Alperovich

En 2006, Noguera se reunió con el gobernador para pedirle ayuda con el caso Lebbos.

22 Feb 2012
1

EN ABRIL DE 2006. Así reflejó LA GACETA la salida del fiscal Noguera. LA GACETA / ARCHIVO

A un día de que la causa prescriba, todas las esperanzas de la familia Marchese están depositadas en las palabras que saldrán de la boca del fiscal de Cámara de Apelaciones Alejandro Noguera. Es él quien debe definir si se eleva la causa a juicio oral o se da por concluida la investigación, sin culpables.

Se trata del mismo fiscal que, en la noche del 19 de abril de 2006, visitó al gobernador José Alperovich en su casa para pedirle ayuda, según él mismo le explicó aquella vez a LA GACETA.

En aquel momento, Noguera tenía a su cargo la investigación por el crimen de Paulina Lebbos (cadáver fue hallado el 11 de marzo de 2006 camino a Raco). Esa noche acudió al domicilio de Alperovich en busca de colaboración para esclarecer el caso, por el que hasta la actualidad no hay ningún detenido.

De la reunión también participaron Alberto Lebbos -que se retiró muy molesto minutos después de ingresar- y el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez.

Cuando se le preguntó por el motivo de su visita a la propiedad del gobernador, el fiscal respondió: "estoy intentando obtener recursos para tratar de solucionar esto. Se consensuaron algunas cosas con el gobernador". Casi seis años pasaron desde aquella extraña reunión nocturna. Los allegados a Silvia Jantzon de Marchese y Domingo Marchese, quienes murieron tras haber chocado con el auto que conducía Gustavo Jiménez, esperan definiciones.

Todas las miradas apuntan a la decisión que pueda tomar el fiscal Noguera. Anoche, circulaban distintas versiones, pero los Marchese optaron por esperar una decisión oficial para hoy.

Comentarios