Dos generaciones unidas por el amor a la numismática - LA GACETA Tucumán

Dos generaciones unidas por el amor a la numismática

Un jubilado bancario y un joven ingeniero comparten la pasión por monedas y billetes. Comenzaron a coleccionar cuando eran chicos. Actualmente, Beckmann preside el Centro Numismático Tucumán. Video

24 May 2011
Ambos empezaron de niños, con un billete o con una moneda, como parte de un juego que sus mayores incentivaron. Nunca se imaginaron que ese primer billete o que esa primera moneda, que les regalaron sus padres o sus abuelos, varias décadas después los convertirían en numismáticos.

Guillermo Beckmann, jubilado bancario, lleva más de 40 años coleccionando billetes argentinos. Sin embargo, a pesar de que le faltan muy pocos para tener la colección completa, ahora prefiere ayudar a los que se inician en el Centro Numismático de Tucumán (CNT), que actualmente preside.

Pablo Bazán comenzó a los cinco años con una moneda de Perú que le regaló su abuelo. Pronto se dio cuenta de que esa moneda no era la que usaba para comprar caramelos. A partir de ese momento empezó a pedir a sus familiares y a sus amigos monedas extranjeras hasta que armó una colección de monedas mundiales.

Bazán cuenta que luego se interesó por las nacionales. Esta nueva colección lo acercó a la sede del CNT, en Crisóstomo Alvarez 1.390, y a partir de ese momento, profundizó aún más sus estudios sobre las locales.

La mitad de dos
Por su parte, Beckmann recuerda que la llama del coleccionista la encendió su padre cuando en la década del 40 le regaló un "billete injerto" (se forma con la mitad de dos billetes). Ese primer billete lo guardó como un tesoro y luego fue por otro que tuviese valor de curso legal.

Primero le pidió a su madre un billete anaranjado de un peso, luego sumó a su incipiente colección uno de cinco. Con los años se transformaría en un coleccionista, presidiría un centro numismático y organizaría exhibiciones sobre numismática (la ciencia que estudia la composición de las monedas, los billetes, las monedas y las medallas, entre otras variedades).

El frente y el dorso

Beckmann explica que, en el caso de los billetes, lo importante es contar con dos ejemplares del mismo valor en la colección: uno para mostrar el frente con la figura del prócer y el número de serie, y el otro, para exhibir el dorso con la firma de las autoridades.

Lo que para muchos es un problema visual, para Bazán la miopía es una gran ventaja, ya que -sostiene- le permite ver más en detalle las monedas y sus características especiales.

Este joven ingeniero compara su pasión por coleccionar monedas con la misma que siente un hincha de fútbol por el club de sus amores. Cree que su entusiasmo por la colección no tiene techo.

Beckmann y Bazán representan a dos generaciones de coleccionistas, uno de billetes y el otro de monedas, que forman parte del Centro Numismático de Tucumán. Ambos comenzaron de formas parecidas. Sin embargo, Beckmann siente que llegó el tiempo de enseñar a los nuevos numismáticos, mientras que el joven ingeniero piensa seguir con esta pasión hasta el fin de sus días.

Los lectores pueden acceder al video en LAGACETA.com
Comentarios