La vida real inspira a los teatristas tucumanos

Muchas obras que se vieron en las salas se basan en anécdotas cotidianas.

13 Sep 2009
La vida real suele ser una fuente inagotable de anécdotas. Y los dramaturgos lo saben muy bien. De hecho, muchas de las obras que los tucumanos vieron o todavía pueden ver en las salas, tuvieron su origen en la realidad. Ese es el caso de "Coser para afuera, un oficio de alto riesgo", que fue concebida por Leonardo Goloboff después de visitar un modesto taller de costura próximo a su casa. Y el director Víctor Hugo Cortés suele escudriñar en los relatos que publican los diarios para extraer alguna historia que luego lleva al teatro transformada en obra. Guillermo Montilla Santillán, en tanto, dice que el disparador de "Se necesita un cadáver" fue una disputa en el seno de su familia.