En Catamarca elaboran habanos con técnicas cubanas, que se comercializan en el país - LA GACETA Tucumán

En Catamarca elaboran habanos con técnicas cubanas, que se comercializan en el país

En la Cooperativa de Trabajo cultivan, secan y tratan las hojas de tabaco en forma natural. Unos 18 socios están encargados del armado de los "puros". Todo el proceso es artesanal.

27 Jun 2008
1

Sala de elaboración. En los mesones, 18 socios de la Cicat se ocupan de fabricar artesanalmente los cigarros de hoja, que compiten a nivel mundial con los mejores. En la sala de acopio se apilan los paquetes de cigarros para es el estacionamiento que antecede a la salida para la venta. La temperatura y humadad con constantes.

La idea se corporizó en 1993. Con 40 socios activos, todos productores minifundistas, se formalizó la Cooperativa de Trabajo Cigarros de Catamarca Limitada (Cicat), para explotar el rubro tabacalero. En los comienzos fueron cultivadores de Burley y luego le pusieron empeño al armado de cigarros “puros” de forma artesanal, básicamente como lo hacen en Cuba. Hoy, con marca propia (Galón), los habanos están ganando los mercados nacionales y la Cicat realiza el acopio y venta del tabaco catamarqueño a las industriales locales y extranjeras.
Entre los socios figura el productor tucumano Raúl Robín, ex titular de la FET, quien preside actualmente la Cooperativa. “Para llegar a esta realidad hubo un trabajo previo de capacitación de los socios con profesionales cubanos, durante dos años. En la actualidad fabricamos los mejores cigarrillos del país, con todo el proceso a mano, y competimos con los productos extranjeros en la mayoría de las provincias argentinas”, explicó el productor tabacalero.
Sin embargo -agrega Robín-, la Cicat abarca otros rubros relacionados con la actividad. Es así que cuenta entre sus clientes a fábricas de habanos que son líderes en el país y que, con la habilitación -este año- de la planta de acopio propia, lograron comprar un tercio de la producción de Catamarca (el resto del tabaco Burley se traslada hasta las acopiadoras que funcionan en el sur tucumano).
“Esta última producción es la que se vendió a la empresa jujeña que fabrica los cigarros ‘CJ’, a través de un acuerdo de exclusividad. Además, ya tenemos un compromiso de exportación de Burley a Paraguay”, apuntó Robín.
“Son muchos los desafíos que aún tenemos de cara al futuro”, remarcó. “El primero es comprar toda la cosecha de tabaco catamarqueño, como un servicio de la Cooperativa a los productores. Esto significa un beneficio para ellos, ya que ahorrarán costos de traslado y esfuerzos al no comercializar el tabaco en Tucumán”, reveló.
Agrega que tienen en marcha una experiencia piloto para conformar una distribuidora de los productos de la Cicat, presentaciones en encuentros gourmet, drugstore y exposiciones internacionales.
Con satisfacción, Robín apuntó que los cigarros “Galón” se comercializan en forma directa en Jujuy, Salta, Catamarca, Tucumán, La Rioja y Santiago del Estero y, a través de distribuidoras, en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.
También la cooperativa explota, pero en menor escala, la producción de vinos, de aceitunas y de productos regionales.

Técnicas
Los productores de la Cicat aplican todas las técnicas referidas a la preservación de medio ambiente. Erradicaron los almácigos tradicionales por los flotantes -de mayor costo- para evitar el uso de agroquímicos y lograr una mejor calidad de tabaco.
El curado y secado de las hojas lo realizan en forma natural -bajo galpones cerrados- cada uno de los socios en sus fincas. El acopio, a cargo de unos 30 asociados, se concentra en las instalaciones propias, de 900 metros cuadrados cubiertos. Allí funcionan además las oficinas administrativas, las salas de torcido, de empaque, de fermento y otras actividades.
A la altura de la ruta nacional 64, en Los Altos, en territorio catamarqueño, está enclavado el complejo productivo de la Cicat. Allí, a 9 kilómetros de Huacra, el límite provincial con Tucumán, se reciben a los clientes y a los visitantes.

Técnica
La actividad principal de la Cooperativa es la producción a mano de los cigarros de hoja en todas sus etapas. Al respecto, Robín explicó que son 18 los socios que, utilizando la técnica cubana, elaboran los habanos.
“Son 100% artesanales. Se fabrican con pañuelo y tapa, con tabaco seleccionado, fermentado y ligado. Esto garantiza los blends en el gusto y aromas, comparables con los mejores cigarros del mundo”, afirmó el productor tucumano.
Para llegar a este punto, los especialistas de la Cicat seleccionan el tabaco en el acopio, ocasión en que separan las capas, tripas, capote y el que será comercializado en la industria.
Luego se preparan las parcas de fermentación según el destino de la hoja de tabaco, con rigurosos controles de temperatura y humedad, y se enfarda para añejarlas por un período de al menos dos años.
Los tabacos seleccionados como capas tienen distintos tipos de fermentación y no necesitan que el añejamiento sea prolongado.
Finalmente, Robín reconoció que  el tabaco es un problema para la salud y explicó que el mercado existe y que el productor debe continuar con su actividad por la demanda y para evitar la importación.
Comentarios