Visitó Tucumán un médico que atendió a Robert de Niro

Fernando Secin se especializó en varias universidades y en el Memorial Medical Cancer Center de Nueva York. Doctorado en cirugía.

13 Ago 2006
1

LABORATORIO. Secin se entrena en una cirugía con el robot Da Vinci.

Fernando Pablo Secin, de 37 años, es un destacado médico argentino que se doctoró en Cirugía en la UBA, después de especializarse en cirugía general en el Cemic (Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas), de Buenos Aires. A través de sus investigaciones realizó importantes aportes a la ciencia médica y, en los EE.UU., tras revalidar el título de médico de la UBA, cursó varios posgrados en distintas universidades.
Secin está casado con la tucumana María del Milagro Méndez Sanz, con quien tiene una hija de ocho meses, Milagros, y residen en los EE.UU. LA GACETA charló con el especialista, aprovechando su corta visita a esta provincia. Comentó que en el Memorial Medical Cancer Center de Nueva York -el más importante del mundo- se especializó en Oncología Urológica y Cirugía Laparoscópica y Robótica, y que fue médico de varios ricos y famosos, de directores técnicos de básquet, de conocidos actrices y actores del cine -como Robert de Niro, a quien calificó de simpático y muy reservado.
"El centro oncológico de New York está por inaugurar un nuevo edificio, que costó 100 millones de dólares, y estará dedicado exclusivamente a la investigación oncológica. La torre, que ya está lista, se construyó con fondos que donó un empresario y será habilitada en setiembre próximo. Se trata de una inversión invalorable para la ciencia médica", subrayó Secin.

Entrenamiento
Secin hizo en el Memorial Medical Cancer Center un programa de entrenamiento en oncología urológica femenina y masculina que duró tres años.
"El primer año me dediqué a las cirugías a cielo abierto; luego estuve seis meses haciendo exclusivamente cirugía laparoscópica, junto al número uno en prostatectomía, Bertrand Guilleonneau, de 47 años -detalló-. Haber operado junto a él y a otros referentes mundiales de cáncer oncológico, como Peter T. Scardino, fue una experiencia muy rica. Finalmente me dediqué un año y medio a la cirugía robótica, con el extraordinario cirujano James A. Eastham, y a la investigación clínica".
Consultado sobre qué opina de las operaciones a distancia, a través de un robot, Secin dijo que en EE.UU. hay una ley que dispone que la consola -desde donde el cirujano comanda el robot- debe estar dentro del quirófano y, según el tipo de cirugía, debe haber uno o dos médicos ayudantes.