Sólo los barbijos nos recuerdan la pandemia