Los controles desalentaron los festejos por la primavera