El turismo interno, una apuesta