Y un día, fue posible otra vez sentarse a tomar un café