Los bares intentan "sobrevivir" con la venta de café para llevar y alcohol en gel