Semipeatonales: del rechazo al amor hay un solo paso