Atlético demostró en Córdoba que es cosa seria