No leas esto si quieres saber más...

29 Jul 2018
1

Koans

"Seamos más creativos", "creamos resultados que nadie quiere" son frases muy frecuentes. Nos encontramos como "aprisionados" en un modo de vida, de trabajo o en organizaciones que no generan bienestar. Y repetimos: "seamos creativos", pero no sabemos cómo. 

Una famosa frase que se atribuye a Albert Einstein reza: "No puedes resolver un problema con la misma forma de pensamiento con que lo has creado"

En nuestras organizaciones es muy difícil reconocer los patrones de pensamientos enquistados que nos llevan a provocar los mismos resultados. Y cuando los reconocemos, mucho más difícil es cambiarlos. Inculso cuando iniciamos un proceso de cambio, no nos damos cuenta que nuestro punto de partida es el patrón de siempre que nos llevará metamorfoseadamente al mismo lugar.

¿Cómo empezar?

Hay muchas opciones para trabajar la creatividad para resolver o transitar por obstáculos y conflictos. Hoy les comparto una forma de entrenar para preparar el terreno creativo personal o grupal. Me refiero a los "koans"

¿Qué es un Koan?

Un koan es una forma de desactivar la lógica para confundir a la mente y despertar otra forma de inteligencia. Se han utilizado y se utlizan en muchas tradiciones espirituales para despertar a una nueva forma de conciencia. Los maestros confundían al aprendiz para que este desarrolle una visión más profunda y se escape o profundice la dualidad.

Un koan parece un problema absurdo (aporía) o ilógico que trasciende al sentido literal de las palabras. Por ejemplo:

No leas esto si quieres saber más...

Cierra los ojos para poder ver...

Cállate, necesito escucharte...

Vamos despacio, estamos apurados...

Suerte que has venido, no quería verte...

Para vivir debes morir...

Tu pequeñez te hace grande...

Eres débil por eso eres fuerte...

Termina y empezarás...

¿Cómo trabajar con koans?

Hay una y mil formas. Te propongo una que puede ayudarte:

Ponte un tiempo, algo así como diez a quince minutos e inventa koans sin parar. Luego elije alguno que te haya llamado especialmente la atención y utilízalo para meditar. Repítelo con los ojos cerrados (verbalmente o mentalmente) el tiempo que te sea cómodo. ¿Qué lograrás con esto? Con esto lograrás nada y con nada lograrás todo.

Me despido con un poema en "clave koan" de un místico:

Para venir a gustarlo todo, no quieras tener gusto en nada.

Para venir a saberlo todo, no quieras saber algo en nada.

Para venir a poseerlo todo, no quieras poseer algo en nada.

Para venir a serlo todo, no quieras ser algo en nada.

Para venir a lo que no gustas, has de ir por donde no gustas.

Para venir a lo que no sabes, has de ir por donde no sabes.

Para venir a poseer lo que no posees, has de ir por donde no posees.

Para venir a lo que no eres, has de ir por donde no eres.

Cuando reparas en algo dejas de arrojarte al todo.

Para venir del todo al todo, has de dejarte del todo en todo.

Y cuando lo vengas del todo a tener, has de tenerlo sin nada querer.

Cuando ya no lo quería,

Téngolo todo sin querer.

Cuanto más tenerlo quise,

Con tanto menos me hallo.

Cuanto más buscarlo quise,

Con tanto menos me hallo.

Cuanto menos lo quería,

Téngolo todo sin querer.

Ya por aquí no hay camino.

Porque para el justo no hay ley

Él para sí se es ley.

Juan de Yepes – San Juan de la Cruz

*Nota: Hemos utilizado koans en el curso de Liderazgo Adaptativo que estamos co-creando con la Lic. Fabiana Bestani y nos hemos dado cuenta de que la herramienta provoca lo que intenta evitar.

¡Hasta la próxima!

comentarios