Hay 9 meses para elegir el nombre al niño

04 Ago 2016
1

Hoja de taco de un viejo almanaque

  Hola, buen día. Los nombres de los bebés. ¡Qué manera  de complicarse la vida! Desde que le confirman a los padres el embarazo comienza el cabildeo para elegir el nombre. O los nombres.

  O los muchos nombres si el padre del niño es de sangre azul porque al menos llevan entre 3 a 4 nombres o más como el actual Rey de España: Felipe, Juan, Pablo y Alfonso de Todos los Santos.

  En estos casos es conveniente llamar al niño por alguno de sus nombres y no por un apodo como Cacho o Tito, por ejemplo. Tampoco queda bien hacerlo por un diminutivo como: Alfonsito de Todos los Santitos.

  Pero nos aboquemos a los nombres de simples mortales. A los que están de moda y con raigambre gaucha como: Thiago o Braian y Priscilla o Samantha por ejemplo. Eso sí es conveniente en todos los casos que el apellido acompañe a los nombres.

  Ah, ¡que distinto era antes! Los chicos nacían y el padre iba corriendo al almanaque y se fijaba a qué santo correspondía y asunto resuelto. El santoral solucionaba todo. El 7 de diciembre el niño se llamaba Ambrosio y listo. Y si nacía el 22, Demetrio.

  Si la nena venía al mundo el 6 de mayo: Benita. Pero si se adelantaba el parto porque la madre no aguantaba más y nacía el 31 de mayo Visitación era uno de sus nombres. A ellos se anexaba el de su padre o madre o el de alguno de los abuelos.

  Como usted ve todo era más sencillo. Y hay casos especiales, como el de mi padre, quien iluminado por los todos santos recurrió a los nombres de sus hermanos para mí. La saqué barata. Hoy, por razones de fuerza mayor, hay un nombre vedado: Gastón. Pero si por capricho se optase por él es aconsejable llamarlo Ton para ahorrar gas como se lo sugiere el gobierno.

Comentarios