¿Qué anda buscando señor?

14 Jul 2016
1

Jacqueline Bisset wsj.com

  Hola, buen día. No hay forma de evitarlo. ¿Sabe cuándo usted se hizo mayor? Cuando entra a un lugar y el que lo atiende y sin dudarlo le dice “¿qué anda buscando señor?”. Se acaba de recibir, según la óptica de quien es su interlocutor, de fósil.

  El tipo no se explica cómo está de pie y frente a él. Lo mira con desconfianza porque no vaya a ser que se infarte en el negocio e intenta que se marche ya. Es capaz de hasta de negarle que venda ropa de abrigo a pesar de que entró a la sucursal centro de “El Mundo del Pulóver”.

  Es así. Porque si no lo hubiera pensado le hubiese dicho “¿en qué lo puedo ayudar joven?” o “tío, ¿qué anda buscando?”. No, le dijo señor. Ay, es que uno no es señor de un día para el otro. Tampoco es porque le aparecen canas, unas arrugas en los ojos o porque ya usa anteojos.

  No, le dicen porque usted se entrega solo, sin quererlo. Es así. Está en el trabajo o en un café o en el shopping y de golpe reconoce una música que suena a lo lejos y sin dudarlo como si estuviese en un concurso de preguntas respuestas dice a voz en cuello “ah, como no acordarme de Último tren a Londres de la Electric Light Orchestra. Es de 1979”.

  Instante en que todos lo miran con piedad, casi con lástima. O como cuando en una conversación interviene sobre quién es la mujer más sexy del mundo y suelta lo que tenía que guardarse: “es Jacqueline Bisset. Sí señor, la Bisset. ¡Qué mujer!” Es triste. Les va a tener que explicar que la Bisset ya en 1974 tenía 30 años y hoy atesora 71. Un horror. Señor: el silencio es salud.

Comentarios