Hoy hay que hacer un curso para ir al baño

06 Jun 2016
1

muchostips.com

  La evolución de la tecnología no se detiene ni un minuto. Por suerte materia gris es lo que sobra y esto queda expuesto al contemplar los artículos de confort de los que disfrutamos hoy. Una maravilla lo que se ve en este Siglo XXI. Porque que haya avances en la medicina está bien al igual que en los aparatos de TV o los teléfonos móviles.

  Pero ¿por qué tenían que meterse con los baños habiendo tantas cosas para seguir mejorando? No lo sé. Hoy hay que hacer un curso para ir al baño. Los sanitarios, el baño y la grifería ha “sufrido” en los últimos años una auténtica revolución tecnológica.

  Si tuvo la suerte de viajar habrá ido a un shopping. Y al baño. Al abrir la puerta se topó con la boca del lobo. Cerró. Buscó en la pared la perilla para encender la luz. Y nada. Igual se decide e ingresa. Pone un pie y ¡se hizo la luz! Se dirige a uno de los boxes. Cierra la puerta. Amurado a la pared descubre un aparato de metal.

  Desde su apertura inferior debe extraer el papel lo que hará si tiene la mano del tamaño de un niño de 3 años. Mientras “pelea” para sacar su mano se apaga la luz que sólo se activa si el sensor detecta a alguien ingresando. Sale.

  Instante en que descubre que no hay grifería a la vista para lavarse las manos. Pero sí un fino tubo de metal. Bien ese es el jabón. Enjabonado recorre como tonto que perdió el vuelto buscando cómo hacer para que salga agua. Se acerca al espejo y por casualidad se activa el grifo electrónico.

  Dura segundos. Pero se lavó. O se seca en el pantalón o busca con qué. Una boca, grande, hay en un extraño aparato en la pared. Pasa una mano y una bocanada de aire caliente lo sorprende. Ánimo está a un paso de salir del baño. ¿Por qué tantos “inventos”? ¿Se acuerda cuando todo era más simple?

Comentarios