La vejez es socialista: sí llega para todos

02 May 2016
1

Escena de "La muerte le sienta bien"

  Por más que uno se resista el paso del tiempo es inexorable. Para todos. La vejez es socialista y no sabe de clases sociales. Llega para todos por igual por más que la carrocería esté enmasillada, en este caso cubierta por finas capas de revoque, bótox o cirugías plásticas, no altera la edad que tiene el chasis, porque no se puede cambiar la fecha del modelo.

  Por fuera se puede aparentar una cosa pero por dentro… Porque es así. Si pasó los 50 y quiere saber si ya está ingresando o no a la vejez, el mejor período de la vida según quienes ya lo transitan, le voy a dar unos ejemplos. Si usted se identifica con alguno de ellos no hay duda alguna que derrapando como auto de rally ya lo transita.

  De golpe y porrazo un día dejó de ver las imágenes de Sociedad en el Diario y busca a sus amigos o conocidos en fúnebres es quizá uno de los síntomas más evidentes. Otro es si, como hace casi todo el mundo, tiene la costumbre de llevar algo para leer al baño y un día usted caballero descubre que tiene que llevar un libro, pero para orinar.

  Acaba de entrar, y por la puerta grande, a la vejez. Además parece ser que hasta la publicidad está en contra de los cincuentones. ¿No me cree? Mire si yo fuera mujer estaría que trino contra una marca de cosméticos que promociona uno de sus productos diciendo: “disimula esos desagradables efectos de la edad”.

  ¡Pero por Dios sólo les faltó decir para que las momias luzcan como seres vivos!¡Qué atropello! Señora: no les haga caso, por favor, y luzca con glamour esas pequeñas arrugas que adornar sus ojos.

  A esta edad uno todavía está en la búsqueda. Pero no del futuro. Uno se vuelve un busca sillas. Vaya a donde vaya ya sea por dolores de cintura o de piernas, mira con disimulo dónde haya un lugar para sentarse y de oferta o de regalo aguza sus sentidos para descubrir dónde está el baño.

Comentarios