Nuevos mangas en edición nacional

31 Ene 2019
1

Póster Promocional

Coleccionar cómics es algo peligroso. Al principio es lindo ver como los tomos van llenando de a poco los primeros estantes. Acomodados uno a la par del otro, exigen los números que faltan para completar colecciones y, por supuesto, otras colecciones. Cuando menos lo esperamos, hay filas dobles de libros y varios se  quedaron afuera. Es hora de ir por otros estantes u otra biblioteca y así la cosa crece hasta que llegamos a ese punto que recuerda a “La casa tomada” de Julio Cortázar. Todo se complica aún más con la lista de mangas que han prometido las editoriales locales. 

Por lo general, el tamaño de los mangas los hace más manejables. Es lectura cómoda y con un poco de ingenio pueden lucirse dos o tres filas tranquilamente en un mismo estante (se lo puede hacer escalonado). El problema radica en que hasta hace un par de años era bastante fácil separar la paja del trigo en materia nipona. Las exigencias del público pasaron del fanservice a series de culto o material de calidad. Es así como tenemos Blame, Akira, Fullmetal Alchemist y Oyasumi Punpun saliendo al mismo tiempo en ediciones nacionales que son más que dignas: son material de coleccionista. Si el bolsillo sufría con todos esos títulos, vamos a tener que pensar en buscar una nueva fuente de ingresos, porque se vienen muy buen material.  (No voy a decir nada de las traducciones. ¡Nada!) 

Thriller 

La fórmula clásica del Shonen, en la que los personajes se enfrentaban a antagonistas cada vez más poderosos mientras se desarrolla una trama de aventuras, está mutando hacia otro tipo de historias. Los mangas más representativos de esto, a mi parecer, son Made in Abyss y Promised Neverland, en donde todo comienza con pequeñas historias costumbristas y un tanto inocentes en mundos de fantasía donde los personajes – por lo general niños -  han logrado cierto tipo de equilibrio que les permite aspirar a luchar por sus sueños. Todo eso se desmorona cuando aparece un elemento oscuro que desgarra su status quo. Es algo tan  terrible y brutal que los personajes no pueden escapar sin ver cómo sus pares mueren de formas horribles. Aun así tienen que prepararse para enfrentarlo cómo puedan. Por supuesto, sus psiques la van a pasar muy mal y van a pagar un costo alto.  En el caso de The Promised neverland, los autores se las han arreglado para crear una amenaza más sutil que le da una identidad de thriller más que de terror y gracias a esto, los personajes pueden mantener cierto grado de inocencia y ternura. Sin dudas, uno de los mangas más interesantes de esta camada. 

Súper héroes 

Es raro encontrar revisiones de un género tan americano como es el de los súper héroes en el manga. Obras como Tiger and Bunny y My Hero Academia, lograron crear una impronta propia de la narrativa japonesa en ese género. El spin off Vigilante: My Hero Academia illegals hace honor a su nombre y se adentra en los súper héroes que no están registrados y son vistos como villanos ante el ojo público. El tono es más oscuro y tenso que en la obra original sin perder en ningún momento el encanto original. 


Costumbrismo Seinen 

Lo normal después de leer a ciertos autores de género, como en este caso el Seinen de ciencia ficción, es esperar obras de un cierto tono y línea argumental. Cuando leí la premisa de Gigant de Hiroya Oku –autor de Gantz y Last Hero Inuyashiki- pensé que era una cargada llena de fan service, sin embargo es una suerte de historia de amor costumbrista con un par de elementos de ciencia ficción. Es una lectura agradable y diferente. Eso sí, tiene mucho fanservice. 

Shonen Épico 

Si son fanáticos de los mangas de peleas, tienen que estar dando saltos al saber que se viene la tercera saga del manga de culto JoJo's Bizarre Adventure, nada más y nada menos que Stardust Crusaders. En esta saga, Akari termina de darle identidad a esa fórmula que mezcla peleas épicas y personalidades exageradas que se desarrollan en tramas de aventura y misterio en donde al fin Dio Brando puede lucirse como villano. Aquí no hay lugar para el melodrama, solamente para las poses imposibles y nuevos poderes. 
 
Terror 

Las viñetas de los mangas de terror son por lo general más interesante que la misma historia. Cada uno de esos cuadros es un espacio aterrador en el que juegan con las deformaciones del cuerpo desde el terror colectivo japonés. Su mítica y cultura son la base para un grafismo violento, y atrapante. Muchos autores se quedan en eso y no avanzan en el aspecto psicológico. Junji Ito es un mangaka que disfruta ahondar más en los miedos colectivos donde hay reminiscencias de la bomba atómica, pero principalmente sobre el terror a la deshumanización. En lo personal, Gyo me pareció una obra un tanto rebuscada que pretende llevar Tiburón de Spielberg a otro nivel, pero con suerte llega a Sharknado (con patas) desde lo argumental. En lo estético es brillante. Por otro lado, la idea de Black Paradox me pareció brillante y violenta sobre todo por la forma en la que lleva la historia hacia lugares inesperados para deslumbrar desde lo gráfico. 

Humor 

Después de tantas sagas de peleas que comenzaron en Dragon Ball Z, nos olvidamos de que Akira Toriyama es un maestro del humor absurdo y exagerado. Releer obras suyas como Teatro Manga o Dr. Slump (manga, no anime) es sorprenderse por esa capacidad de reírse de la cultura popular y los mitos modernos en la cara. En Nekomajin, Toriyama vuelve a esa base, y se ríe de su propia obra a través de historias cortas, que incluso llegan a mofarse de Dragon Ball Z. 


Amor 

Vuelven los shojos de Nana Shiba, esta vez con Shinshoku Syndrome. Aquí encontramos historias cortas en las que se cruzan el romance ligero con la comedia.

comentarios