Pizza sin TACC: que nada te impida disfrutar de una buena porción

04 May 2018

Pizza sin TACC: que nada te impida disfrutar de una buena porción

Amo la pizza a la piedra. Cuando tuve que dejar el trigo pensé que lo que más extrañaría sería la pizza. Pero eso cambió cuando di con la receta indicada, la cual quiero compartir con ustedes.

Si bien cocinar sin TACC no es difícil, lleva más ingredientes que la tradicional. Eso es porque cada fécula o harina cumple una función diferente para que nuestra masa salga perfecta. Más abajo te cuento sus propiedades.

- Sin más vueltas, tomá nota de los ingredientes:

- 80 gramos de maicena (da suavidad a la masa).

- 80 gramos de fécula mandioca (da elasticidad a la masa).

- 40 gramos de trigo sarraceno (da crocantés a la masa)(si no tenés reemplazar por harina de arroz).

- 30 gramos de leche en polvo descremada (mejora nuestra masa).

- 10 gramos de levadura seca.

- 1 cucharada de sal fina.

- 1 cucharada de goma xántica (da elasticidad y mayor duración a nuestra masa).

- 30 CC de aceite.

- 1 huevo.

- Agua, cantidad necesaria.

- Preparación:

- Ponemos todos los secos en un bowl y mezclamos.

- En el centro rompemos la ligadura del huevo, agregamos el aceite y vamos integrando con agua muy de a poco.

- Debe quedar una masa con cuerpo, que podamos estirar con la mano o palo de amasar. La vamos a armar un bollito y dejamos leudar por 15 minutos en una bolsita.

- La única fécula que vamos a usar para estirar nuestra pizza es la maicena, ya que  no va a afectar a la preparación de nuestra masa.

- Una vez que la estiramos y colocamos en la pizzera, pintamos con salsa de tomate y llevamos al horno por unos minutos hasta que la base está doradita.

- Retiramos, colocamos jamón, queso y cebolla (o lo que tengamos a mano) y volvemos al horno hasta que el queso derrite.

- De esta manera, y si seguís el paso a paso, vas a tener una riquísima pizza a la piedra sin TACC.

 

Ahora sí, voy a seguir con mis quehaceres. Están a tiempo de disfrutar una rica pizza con nuestros amigos, familia o -por qué no- mientras vemos una buena serie en Netflix.


Comentarios