Qué son los bitrenes que reguló el Poder Ejecutivo

11 Ene 2018


En el DNU publicado en el Boletín Oficial el 10 de enero  entre otras medidas para la simplificación y desburocratización (sí, leyó bien, con tales neologismos presentan el intento de hacer más simple la gestión pública) de parte de la Administración estatal, se anuncia la regulación de los bitrenes, que no son otra cosa que camiones más grandes con mayor capacidad de carga.

Vamos por partes, o por acoplados:

En esencia, un vehículo bitren se trata de dos o tres semirremolques acoplados a la unidad de tracción mediante unas especiales plataformas articuladas, similares al de los semis, denominado ‘Enganche tipo B', cuyo diseño y tecnología los hace más aptos para transporte de mayores volúmenes de carga.

En realidad, el bitren nació en Canadá , luego llevado a Australia por Bob Person en los 70's.

En Argentina fue presentado en 2002 y en 2010 fue autorizado en San Luis, provincia pionera en construcción de autopistas (posee el 35% de las autopistas del país) y, a nivel nacional, la fabricación de bitrenes fue autorizada por el gobierno anterior en octubre de 2015.

El vehículo en total puede medir entre 20 y 30 metros de largo (más o menos lo que mide un camión que transporta automóviles) y no con poca polémica fueron autorizados a circular en San Luis en 2016.

Entre otros, sólo la circulación por corredores viales autorizados expresamente.

Argumentos a favor de los bitrenes

 El b-doble es más grande que un camión común, pero tiene mejor distribuidos los pesos por eje. En la práctica, este dispositivo permite elevar hasta un 90% la capacidad neta de carga por unidad de transporte, pasando de las 29 toneladas de un camión convencional a unas 54 toneladas de un bitrén.

Paralelamente, reduce 40/70% el consumo de combustible por tonelada transportada, lo que reporta un menor costo operativo y, de yapa, una merma importante en las emisiones contaminantes.

Por último, el sistema tipo bitrén optimiza la distribución del peso transportado, con una disminución de 19% el peso por eje, con la consiguiente reducción del daño a la infraestructura vial. Es decir; en lugar de soportar 10.5 toneladas por eje, los bitrenes distribuyen mejor el peso al tener más ejes con un resultado de 8,8 toneladas por eje. Además, todos los ejes del vehículo son dobles, excepto el inicial de la unidad de tracción.

Incluso el área de Vialidad estuvo a favor de la regulación allá por 2016. 

Argumentos en contra

Por otra parte, el presidente de la Federación Argentina de Transportistas de Carga, Vicente Bouvier, se expresó en aquella ocasión, en contra de este tipo de transporte y puntualizó que "nos viven atribuyendo indebidamente la rotura de las rutas a los transportistas y ahora vamos a permitir que circulen vehículos con más kilos de lo que se nos autoriza".

En esa ocasión, Bouvier dijo: "según las normas internacionales a las que hemos adherido, un equipo no puede tener más de 18,60 metros, y de acuerdo a la cantidad de ruedas que tiene no puede cargar más de 45 toneladas. Lo único que vamos a lograr es transportarle más cereales a las multinacionales por el mismo importe del flete".

Por último lo más importante: la seguridad.

En 2015 el Centro de ingenieros de Córdoba emitió un comunicado donde afirmaba: “El cuerpo legal (sorprende a buena parte de la ciudadanía, pues fundamenta la conveniencia y el beneficio de emplear este nuevo modo de transporte de cargas en aras de reducir hasta un 80 por ciento los costos de transporte, como si hubiera que considerar sólo esta ventaja y soslayar los aspectos negativos. En realidad, esta medida no aporta razonabilidad en el manejo del transporte en todo el país. Es más: confunde gravemente a la opinión pública en lo conceptual.”

Y luego remata “La medida oficial se presenta desconectada frente a las cifras aterradoras de la alta tasa de siniestros viales en rutas de todo el país, y este es otro problema que el Estado nacional no resuelve, además de las falencias evidentes en la regulación del transporte en general. Para que quede claro, deben priorizarse los siguientes aspectos: la seguridad vial; la eficiencia energética en los transportes; la infraestructura vial y su mantenimiento; la capacitación específica del personal; la capacidad de transporte de la red vial disponible; la disponibilidad de contralor de cargas; el diseño apropiado de rutas y caminos para las dimensiones de este tipo de camiones; las nuevas normas de transporte en el país; el mayor costo de la red vial nacional, por citar algunas consideraciones más importantes. El ingeniero Guillermo Laura dijo hace unos años: “No podemos tener camiones del siglo 21 en las carreteras del siglo 19”. La cita nos exime de mayores comentarios.”

En síntesis, según el gobierno actual se están realizando trabajos en todo el país en materia de infraestructura vial que harán posible la presencia de bitrenes en las rutas y autopistas del país, que no son otra cosa que semi-remolques dobles o triples y  más pesados pero que distribuyen mejor el peso (menor daño estructural de las rutas) y que bajarán los costos de flete por tonelada transportada, pero cuya aplicación todavía suena lejana, a juzgar por el estado actual de las rutas nacionales.  Baste como ejemplo el tramo que va desde San Miguel de Tucumán hasta Monteagudo por la RN 157, en cuyas escarpadas huellas de vetusto asfalto nos parece casi un milagro que transiten camiones sin descarrilar. 

A continuación un video comparativo (y un tanto publicitario) entre el bitren, el camión con acoplado y el semirremolque. 

@Cesario

Comentarios