MET Gala 2017: los que se animaron y los que no

02 May 2017
1

foto de Vogue.com

Sobre el primer lunes de cada mayo ya hemos hablado varias veces: es un día de singular importancia en el calendario de la moda porque se celebra la fiesta fashionista más importante del año, la Gala del MET.

Este año tocó rendirle culto a la diseñadora japonesa Rei Kawakubo, alma máter de la firma Comme des Garcons y tal vez el máximo exponente del diseño conceptual. Por esta particularidad y porque las ediciones anteriores nos han dejado un amargo sabor de labor interpretativo, se anticipó que en la velada los looks iban a estar polarizados entre los que celebren al ras el legado de lo inacabado y los que prefieran en cambio lucir sensuales, vigentes y deseables.

Claro está que en el primer grupo entrarían todos aquellos que honren a la diseñadora y en el segundo los que decididieron ignorarla en pos de la eterna silueta adherente. Esta edición no era para tibios y como dijo Vogue"no hubo término medio. Y, si lo hubo, nadie lo tuvo en cuenta".

Hay dos cuestiones importantes sobre la cita de anoche: por un lado representa un desafío para los diseñadores interpretar la consigna sin abandonar la identidad de cada etiqueta y por otro lado es una lucha visual entre quienes asumen el #dresscode como un desafío y quienes deciden, en cambio, ignorarlo por completo.

Para graficar quién se animó y quién no, no hay ejemplo más gráfico que el de las mismas co-anfitrionas, Giselle Bundchen y Katy Perry, el ángel y el diablo, veanlo ustedes mismxs:

Gisele Bündchen, co-anfitriona de la gala, vestida por Stella McCartney. Ninguna novedad.
Katy Perry, también co-anfitriona usando un vestido de John Galliano para Maison Margiela. El ángel y el diablo.

Teniendo en cuenta el estilo transgresor de la diseñadora y sus diseños geométricos -que negaban la concepción tradicional de la moda occidental ya que no eran atractivos y tampoco favorecían la figura-  enlistamos lo esperable de la noche: asimetría, volúmenes, drapeados y deconstrucción. Utilizando esto como punto de partida, hicimos una galería de fotos de la edición #46 del #METBall: los que se animaron y los que no.

NO SE ANIMÓ: Blake Lively usó un vestido adherente compuesto de cadenas de oro y una cola con plumas azules de Atelier Versace. ¿Lindo? Hermoso ¿Sentador? A la vista de todos ¿Estilo Rei? No
SI SE ANIMÓ: Dakota Johnson con un vestido negro y apliques de flores al tono, de Gucci
NO SE ANIMARON: Eddie Redmayne junto a su mujer, Hannah. .
SI SE ANIMÓ:S ean Diddy Combs, ex "P Diddy" apostó a varias capas de ropa y a jugar con la ilusión de una silueta bombé. 
NO SE ANIMÓ: Elle Fanning con un vestido demasiado angelical, de Miu Miu
SI SE ANIMÓ: Fei Fei Sun con un vestido negro con hombros volumétricos de Alberta Ferretti
NO SE ANIMARON: Tal vez quién más se acercó a la temática fue Gabriel-Kane Day-Lewis, hijo del actor Daniel Day-Lewis. El resto es historia: Jordan Kale Barrett y Presley Walker Gerber (hijo de Cindy Crawford)
SI SE ANIMÓ: Gigi Hadid con vestido asimétrico, con mix de géneros y un talle que parece encastrado, de Tommy Hilfiger
SI SE ANIMÓ: asimetrías que apenas se dejan ver acompañadas de un dramático maquillaje. Grace Hartzel con un vestido negro de Dior.
SI SE ANIMÓ: Hailey Baldwin con un vestido con falda con capas y volúmenes rebajados en tonos nude y con un escote palabra de honor de Carolina Herrera
NO SE ANIMÓ: Si hay un dato que nos arrojó anoche la alfombra roja del MET es que el celeste es un color que viene con fuerza, como es el caso del vestido de Valentino que usó Jennifer Lopez.
SI SE ANIMÓ:  Kate Bosworth con un vestido negro de la diseñ

Comentarios